Acueducto, a merced del invierno en Villavicencio

Como se tenía previsto, la capital del Meta enfrenta una dura crisis por el abastecimiento de agua, debido esta vez al invierno. Un derrumbe sobre Quebrada La Honda, de donde se surte del líquido la mayor parte de la ciudad, represó el afluente y la bocatoma se saturó de lodo y piedras, haciendo inviable el suministro.

El jueves, el trabajo permanente del personal especializado de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV) y a la fuerza del cauce, el líquido volvió a llegar a la bocatoma sin presencia de lodo y se está captando el agua suficiente para ser llevada a la planta de tratamiento de La Esmeralda, con lo cual el servicio se normalizó, según informó el gerente de la entidad, Jacobo Matus Díaz.

Sin embargo, la inestabilidad del terreno en la cordillera y las continuas lluvias que se presentan, mantienen latente el riesgo de nuevos deslizamientos o crecientes que puedan originar taponamientos de la rejilla de la bocatoma o incremento de la turbiedad en el agua captada.

De hecho, tras un sobrevuelo efectuado el miércoles en la tarde por parte del Comando Aéreo de Combate No.2 de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) y funcionarios de la Alcaldía y la EAAV, se verificó la existencia de un gran derrumbe unos 600 metros más arriba de la bocatoma –en jurisdicción del municipio de El Calvario-, así como otros seis derrumbes menores que tienen en emergencia la zona aledaña al sitio en el que está ubicado el punto de partida del acueducto.

Este panorama tiene enfocados todos los esfuerzos de la EAAV enfocados a desarrollar un plan de acción con personal altamente calificado, para avanzar en los trabajos que permitan en el menor tiempo posible vislumbrar soluciones a esta emergencia, como por ejemplo, la reconstrucción de los viaductos y reposición de tubería para poner en servicio las estaciones de bombeo de Bavaria y Puente Abadía.

Aunque se ha normalizado el servicio, Matus Díaz, afirmó que “seguimos a merced de lo que pueda suceder en la bocatoma de quebrada La Honda, mientras culminen los trabajos que habilitarán provisionalmente los dos viaductos”.  

“Se trabaja a marchas forzadas para terminar esos trabajos de  reconstrucción y reposición de las tuberías que fueron afectadas por otros derrumbes de hace una semana”, explicó el gerente.  

Personal y maquinaria de la EAAV están en el sector afectado haciendo los trabajos correspondientes durante las 24 horas del día para solucionar en el menor tiempo posible el nuevo inconveniente en la bocatoma.

Desde la semana pasada se había alertado sobre la posibilidad de un racionamiento de agua en Villavicencio porque la situación en la zona de bocatoma este año ha sido más compleja de lo habitual debido a las fuertes lluvias y a la fragilidad de la infraestructura del  sistema, el cual cada año sufre los embates del invierno. En verano la fuente se desabastece y también los villavicenses sufren por el líquido.

La actual administración busca fuentes alternas de captación, para lo cual busca créditos con el Banco Interamericano de Desarrollo.