Aguacero causa múltiples emergencias en Villavicencio

Publicidad

Al menos una persona murió esta noche, producto del fuerte aguacero que por más de cinco horas azotó a la capital del Meta. Se trata de un hombre identificado como Jorge Castro, de 65 años, a quien le cayó un muro de su casa, en el sector de Pozo Azul, según narraron los vecinos.

Las emergencias han dejado, hasta la noche del jueves,  200 personas evacuadas del sector de Pozo Azul y el barrio Pinilla, zonas más afectadas por deslizamientos y desbordamiento de caños, respectivamente. En Pozo Azul, resultaron siete viviendas averiadas.  Dichos afectados fueron llevados hasta el coliseo La Grama, que fue habilitado para que provisionalmente varias familias pudieran pasar la noche, aunque a la mayoría se buscaba pagarles una noche de hotel.

No obstante, los organismos de socorro y la Alcaldía solicitaron el apoyo de la ciudadanía para donar frazadas, paquetes de aseo y ropa para los damnificados, pues a muchos les tocó salir con lo que tenían puesto en ese momento. La ayuda no se hizo esperar y menos de hora y media al coliseo de La Grama llegaron bebidas calientes, pan, ropa y frazadas para que las personas pudieran paliar el frío. 

Publicidad

Dentro de las personas que hasta la noche del jueves estaban en La Grama,  se incluyeron 25 niños especiales  del centro Crecer, que tuvieron que ser evacuados ante el riesgo de derrumbes.

La situación llegó a tal punto que en el centro de la ciudad los alumnos de la Universidad Minuto de Dios tuvieron que desalojar los salones pues su sede está ubicada al pie de una montaña. 

“Es lamentable lo que ha ocurrido, pero a la ciudadanía le decimos que por órdenes del alcalde se instaló un puesto de mando unificado, desde el que se está coordinando la ayuda a los daminificados. Solicitamos a las personas que habitan zonas cercanas a los ríos que los evacúen pues el Ideam ha dicho que seguirá lloviendo”, indicó Hilton Alexander Gutierrez, secretario de Gobierno de Villavicencio.

Se calcula que por lo menos cinco barrios resultaron inundados durante el aguacero, pero zonas como la vereda Monfort, también se vieron afectada pues hubo derrumbes de tierra. En en  medio de uno de ellos dos vehículos oficiales quedaron atrapados, por fortuna sin heridos ni víctimas fatales.

En Caño Grande, sector del barrio El Rubí, un carro quedó atrapado y seguía anoche el peligro de inundación, dijo Juan Carlos Guzmán, jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo.

En la Terminal de Transporte la inundación del parqueadero afectó varios vehículos, al igual que el almacén Home Center también resultó afectado por las inundaciones.

Por su parte el alcalde, Wilmar Barbosa, y su equipo de gobierno se reunieron anoche en el Comité de Atención de Emergencias, desde el barrio La Grama, en donde coordinaron la ayuda que a primera hora del viernes empezará a llegar a los barrios más afectados.

Publicidad