martes, 21 de mayo de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

‘En 20 años no habrá quién cante un joropo criollo’


‘En 20 años no habrá quién cante un joropo criollo’ 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Es campesino, su triunfo lo ha construido a pulso y nadie le ha regalado nada. Por eso es que no se guarda nada y es sincero, como buen llanero.   

El artista principal de la versión 55° del Torneo Internacional del Joropo, sin duda, es ‘El Romántico del Llano’ Aries Vigoth (A.V.). Y es romántico en sus letras y en sus canciones pese a que su personalidad refleja la de un llanero recio de sabana. Nacido en las sabanas de la vereda San Nicolás, de Hato Corozal (Casanare) hace ya 66 años, Periódico del Meta (PDM) dialogó con él sobre aspectos que son poco conocidos sobre su vida.

PDM: ¿Usted es desprendido de las cosas, no se apega a lo material?

A.V.: De todo. Si usted hoy necesita mi mujer se la vendo, hoy se la vendo, se la regalo. Mujeres encuentro todos los días por donde voy, pero amigo que le quite a uno la mujer, eso es una berraquera, con hijos y preñada para que no tenga que preocuparse por nada (risas).

PDM: Oiga maestro, en un mundo de lo “políticamente correcto” esas frases pueden catalogarse como machistas. ¿No teme al qué dirán?

A.V.: Para mí todo lo que hablen a favor o en contra mía me favorece. El que diga “¡ay!, vea que Vigoth se vómito”, eso es fama para mí, me está nombrando; y si dice “¡ay! Vigoth es el mejor”, eso es grandeza para mí. Yo lo que hago es orar y darle gracias a Dios, a ningún ser humano le rindo pleitesía porque el único jefe es Dios, sobre él no pasa nadie, ni sabe más nadie que él.

PDM: ¿Qué le enseñó eso a usted? ¿Por qué construyó ese pensamiento?

A.V.: Desde los 4 años asisto a las iglesias cristianas, soy evangélico. Mi mamá me lo enseñó y me lo inculcó desde muy temprana edad, entonces tengo eso metido en mi mente y todo lo que hago, lo hago primero en Dios; primero me baso en Él y luego hago las cosas. Aquí ya donde estoy le oré de rodillas, le di gracias a Dios, le pedí que diera sabiduría para hablar, para pensar.

PDM: ¿Cómo ha sido esa relación con Dios? ¿Cómo la construyó sobre todo de niño?

A.V.: Lleve mucho palo, me daban mucho juete porque yo era muy inquieto, me decían no haga esto y más ligero lo hacía. Mi mamá me consentía demasiado, mi papá me daba mucho juete y yo le hacía más caso a ella. Fui criado rústicamente, como se crían a los animales en el Llano, usted no le obedece una yegua y le da un patadón o la empuja y le tiene que obedecer, antes yo soy dócil, yo debería ser más guache.

No olvide leer: Aries Vigoth será el homenajeado en el Torneo Internacional del Joropo

PDM: Lo enseñaron a ser un llanero recio…

A.V.: Claro, yo fui curado en ese ambiente, a los trancazos.  A mí me enseñaron a ser un hombre a saber montar un caballo, cruzar un río, enlazar un toro, andar de noche, no perderme en los caminos, saber cuándo el caño está seco y cuando está hondo. Me enseñaron a ser una persona defensiva del peligro, me criaron en San Nicolás, en la finca de nosotros.

PDM: Aún así se ganó una beca para estudiar…

A.V.: Sí, pero mi papá no me dejó ir a estudiar bachillerato.  Yo salí becado el primer año para estudiar en Tamará, que era lo máximo. Mi papá me dijo: “usted para qué se vaya tiene que haber cumplido los 18 años y ser un hombre hecho y derecho, pero usted está bajo mi dominio.

PDM: Me dicen que hasta los curas intercedieron para que lo dejara ir a estudiar…

A.V.: Es que yo era muy brillante. A mí me fluía la inteligencia por todo lado y los curas vieron eso; le dijeron a mi papá: “este muchacho puede llegar a ser presidente si quiere” y ni así lo convencieron porque decía que debía ser primero un llanero completo y sacó corriendo a los curas.

PDM: ¿Cómo ha influido esa relación con Dios en su vida artística y en sus letras?

A.V.: Mucho, cuando yo comencé en 1981, ya había grabado. Yo lo que hacía era orar, mi mamá siempre me decía, “cuando usted vaya hacer algo, arrodíllese y ore y pídale a Dios permiso para brillar, para estar bien”.

Me dice Diego Poveda, “bueno pónganse las pilas usted es la marca de nosotros y tiene que lucirse”. Me arrodillé y oré, le pedí a Dios de todo corazón. Salí al escenario, cuando yo cante ́Llanura aquí esta tu hijo’ eso la gente se alborotó muchísimo y le zumbe otro joropo, mire ese público alborotado cantando conmigo y le pedí a Dios ahí que me permitiera brillar más y llegó un momento donde cante ‘La casita bella’ y la gente aplaudiendo, yo me sentí como que no estaba en la tierra, mire para abajo y el escenario estaba como a dos cuartas, yo estaba en el aire y la gente enloquecía. Después de esa sensación a quien más se le puede encomendar uno sino es a Dios. Como la gente lo quería así fui esa noche, el más aplaudido. Yo no pensaba en la fama, yo dije esto paso acá, quien sabe porque, cuando menos lo pensé era famoso y no lo sabía. En los aeropuertos en Miami, en Bogotá, todo el mundo hacía fotos y me saludaban y yo era “esta mierda ¿Qué es?”.

PDM: ¿Qué es lo más difícil de hacer una carrera musical?

A.V.:  Lo difícil de toda profesión es acertar. Por ejemplo, yo he grabado con los mejores arpistas de Colombia y Venezuela y he pegado con los que menos pensaba, o sea no siempre estar con los más grandes asegura el éxito de un tema, por ejemplo, cuando grabe con el maestro David Parales fue un éxito, el maestro Darío Robayo, un artista muy técnico, muy bueno y grabamos y pegamos, con el maestro Mario Tineo un buen arpista que grabe pero no fue tan pegajoso, con el maestro  Archila, que es el mejor arpista de Venezuela grabe también.

PDM: ¿Qué más ha hecho usted?

A.V.: Yo fui ganadero, esmeraldero, traqueto y todo eso me llevó abajo, que presentación ni que nada, yo cargaba dólares y me sentía un millonario, pero era mentira. Cuando se volteó la cabuya quedé pelado, sin nada, sin amigos, habían pasado cuatro años y ya otro artista había subido, otro artista tenía las riendas del caballo por yo aflojar la mía.

PDM: ¿Cómo hizo para volver a posicionarse?

A.V.: La mamá de mi hijo, Blanca Poveda, ya estábamos separados, y me dijo un día: “cuando va a entender usted en la vida que lo suyo es cantar, que usted vino al mundo a cantar, a alegrar corazones, no a ser ganadero, ni esmeraldero , ni traqueto, no sea bobo, bájese de esa nube”. Me pego una vaciada y yo puse los pies sobre la tierra ese día, “es el único consejo que yo le doy. ¿Qué quiere?, ¿qué su hijo sea el hijo de un traqueto preso?”, yo salí calladito y le pedí a Dios que me sacara de esos negocios chimbos.

PDM: ¿Nunca más volvió a traquetear?

A.V.: Gracias a Dios lo que hoy tengo se lo debo a la música, a mi canto, sin necesidad de involucrarme en negocios que me hubieran podido llevar a la cárcel o a la muerte.

PDM: Muchos critican al gobierno departamental por ponerse a viajar al exterior y demostrar el folclor allá, ¿ustedes que viven del folclor creen que eso es importante?

A.V.: Eso es lo más bonito que ha hecho Juan Guillermo por el joropo, hacer el intento de llevar la música por otro lugar, presentarla en una embajada, en un parque o donde sea. Eso nos abre puertas todos los días, al joropo y a los artistas, eso es lo que deberían hacer todos.

PDM: ¿Faltan generaciones para reemplazar a los Cholos, a los Walter Silva, los Vigoth?

A.V.: Yo diría que en 20 años la música llanera ya no tendrá quién cante un joropo porque los cantantes que vienen detrás de nosotros son más estilizados que criollos. Entonces, se necesitaría una generación con un estilo nuevo pero que lo pegue.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales