Aves, micos y tortugas, las especies más traficadas en el Meta

Cormacarena reportó que guacamayas, loros y pericos son las aves que más trafican en Meta, debido a los colores en el plumaje y su tenencia como mascotas.

En el transcurso de 2019, las autoridades ambientales de Meta han liberado 643 animales en sus hábitats naturales y áreas de conservación regional. La mayoría han sido rescatados de la tenencia ilegal o el tráfico de fauna silvestre, un delito que aún persiste en esta región del país.

Según datos de Cormacarena, las Guacamayas, loros y pericos son las aves que más trafican en Meta, los motivos de su comercio se deben a sus llamativos colores en el plumaje y su tenencia como mascotas en diversos hogares.

Le puede interesar: Polémica en redes por tala de árboles en avenida 40

El año anterior, fueron recuperadas 92 aves en decomisos realizados en 43 operativos en vías del departamento, terminales aéreos y terrestres, establecimiento comerciales (tiendas de mascotas) y entregas voluntarias.

Al tráfico de estas aves les sigue el de los monos, mamífero que por su alta demanda para la tenencia como mascota, es muy solicitado. En 2018 fueron recuperados 81 ejemplares.

A esta lista se suma el el tráfico de tortugas. El año inmediatamente anterior fueron recuperadas 56 especímenes en diferentes operativos realizados en municipios como La Macarena, Vistahermosa, Lejanías y el bajo Ariari, sector donde se acentúa con más fuerza este flagelo.  Su comercio aumenta en la temporada de vacaciones, debido a que su carne es bastante apetecida por propios y turistas.

Así mismo, son comercializadas de manera ilegal especies como las tortugas morrocoy (40), Armadillos (38), patos criollos (25), venados (24), babillas (21), osos palmeros (21), búhos (19), entre otros, que recibieron atención, valoración y rehabilitación médica en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV) del Bioparque Los Ocarros.

Lea: La prevalencia de la Artritis

Frente a las plantas, las especies que más se trafican en el Meta son: flor morado llanero, cauchos, machaco, pecueco, comino crespo (en estado crítico) y yopo.

El año anterior, durante la celebración del Domingo de Ramos, Cormacarena, Ejército Nacional, Secretaría de Medio Ambiente, Policía de Carabineros y el Grupo de Protección Ambiental y Ecológica, incautaron 624 hojas de palma de bosque natural, las cuales estaban siendo comercializadas de manera ilegal en los principales centros religiosos de Villavicencio. 

Acá: Expo Feria Numismática en Villavicencio

Previo a la celebración, la autoridad ambiental repartió 2.200 plántulas a centros religiosos como una opción amigable con el medio ambiente para la conservación de las especies de palma, las cuales son parte fundamental de ecosistemas estratégicos para la supervivencia de diferentes animales silvestres entre ellos loros, guacamayas y monos.  

En lo que va corrido del 2019 se han decomisado más de 60 metros cúbicos de madera de diferentes especies, esto gracias al trabajo articulado de la Policía, el Ejército, la Fiscalía General de la Nación – CTI y Cormacarena.

Rutas de movilización de la flora silvestre:

En los diferentes operativos para el control y prevención al tráfico ilegal de flora se ha encontrado que las siguientes rutas son las elegidas para movilizar la madera sin contar con los respectivos permisos ambientales, en el caso de la movilización el Salvoconducto Único Nacional para la movilización de madera:

1.Vía Terrestre: La Macarena por “trocha” al municipio de Vistahermosa

2.Vía Terrestre: Granada – Villavicencio

3.Vía Terrestre: Puerto Triunfo – Puerto Gaitá, – Villavicencio

4.Vía Terrestre: Uribe – Mesetas – Fluvial  Puerto Concordia

Lea: ‘Hablemos de verdad’, en Villavicencio

El intendente Edwin Walteros, jefe de la Policía Ecológica y Ambiental de la Metropolitana de Villavicencio, indicó que para el control de tráfico ilegal de flora y fauna en  el área metropolitana, se realizan visitas  a tiendas de mascotas con el fin de prevenir que se comercialicen especies silvestres. Adicional a ello, realizan control y revisión en la Terminal de Transporte de Villavicencio. Y se ubican opuestos de control en las diferentes vías del Meta.

En el año 2018 se registraron 116 capturas por delitos ambientales en el área metropolitana.  De esa cifra, 20 capturas fueron por aprovechamiento de recursos naturales y las demás por daño en recurso natural.