Bebé llanera sobrevive luego de recibir marcapasos

una bebé de Puerto Gaitán sobrevivió al implante de un marcapasos para corregir una cardiopatía congénita.

Con tan solo 18 días de vida, y registrando poco más de 40 latidos por minuto, Mayi Jaslín, fue trasladada desde la zona rural de Puerto Gaitán hasta el Hospital Santa Clara, en Bogotá, institución en la que un equipo de médicos especialistas intervino para salvarle la vida.

Tres semanas después de la intervención, y luego de mes y medio del parto, la menor goza de un corazón que late como si no hubiera tenido la falla cardiaca que presentaba desde la gestación.

“A las 32 semanas me dijeron que la bebé venía con problemas en el corazón y que tenían que operarla con urgencia”, aseguró Natalhy Rodríguez, madre de la menor. Por ello, una vez fue puesta en remisión por el Hospital Departamental de Villavicencio, la EPS hizo los trámites administrativos correspondientes para lograr que, a la mayor brevedad, Nathaly y su hija fueran trasladadas desde el departamento en que residen hacia Bogotá, para ofrecer a la pequeña Mayi el tratamiento más avanzado y que le permitiera tener una oportunidad de vivir.

Le recomendamos: MinSalud anuncia que ya hay dosis para reactivar vacunación masiva

Según datos de la Fundación Cardioinfantil, en Colombia uno de cada tres niños nace con cardiopatías congénitas; el 14% de ellos no sobrevive al primer mes de vida y el 30%, al primer año; lo cual afecta el indicador de morbilidad y mortalidad pediátrica. Añade la institución que, a nivel nacional, deberían intervenirse aproximadamente 150 niños por millón de habitantes; sin embargo, se intervienen solo 2.434, lo que significa que la calidad de vida del resto se contrae por la discapacidad.

Por fortuna, Mayi Jaslín está dentro del 86 % de los niños que, en las primeras semanas de vida, logra sobrevivir a una afectación cardiaca de este tipo gracias a la exitosa intervención realizada.

“La menor permaneció once días hospitalizada en Villavicencio y, en cuanto recibimos la notificación por parte del equipo médico que solicitaba traslado a un centro cardiovascular pediátrico; desde la entidad implementamos el protocolo logrando que, en el menor tiempo posible, el personal de salud del Hospital Santa Clara, en Bogotá, aceptara llevar a cabo la intervención”, explicó Adriana Saldarriaga, gerente regional de Medimás EPS en los Llanos Orientales.

También lea: Entendiendo la atrofia muscular espinal

De acuerdo con Diego Piñeros, el cirujano cardiovascular pediátrico que implantó el marcapasos, “la menor tenía un bloqueo en la conducción del impulso eléctrico intracardiaco, lo que le generaba una falla cardíaca que ponía en riesgo su vida”; adicionalmente, Mayi Jaslyn llegó a la capital con una infección que impedía llevar a cabo el procedimiento quirúrgico de manera segura.

Tras lograr controlar la infección, el equipo médico multidisciplinario del hospital, conformado por cirujanos, intensivistas, instrumentadores, anestesiólogos y enfermeras, implantaron el marcapasos en el frágil cuerpo de la pequeña. El procedimiento duró tres horas y, luego de unos días de estancia en la UCI, se dio de alta a la menor.

Le sugerimos: Tras incendio, no hay fecha de reapertura del Hospital de Villavicencio

Actualmente, Mayi Jaslyn está en Puerto Gaitán con su corazón latiendo de 110 a 140 veces por minuto, llevando a todo su cuerpo la sangre necesaria para un crecimiento sano y normal.

Ahora, gracias al éxito de la operación, la pequeña podrá tener un mejor rendimiento en la actividad de su corazón, lo que impactará de manera positiva en su calidad de vida, permitiéndole crecer y disfrutar como cualquier otro niño.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter