C4, honores a su majestad el cuatro

La agrupación de músicos compuesto por el trío de cuatristas Jorge Glem, Héctor Molina y Edward Ramírez, en compañía del bajista Rodner Padilla, todos originarios de Venezuela, celebraron con Periódico de Meta su triunfo, tras ganar el premio Latín Grammy 2019
al mejor álbum de folclor.

El trabajo discográfico, titulado ‘Tiempo al tiempo’ y producido por el salsero nicaragüense Luis Enrique venían planeándose mucho tiempo atrás y aunque comparte fusiones musicales, tiene fuertes raíces en el joropo. De hecho, C4 Trío compitió por el Grammy con
otra grande de la música llanera como Cimarrón. También en la misma categoría estuvieron Eva Ayllon, Luis Cobos con The Royal Philarmonic Orchestra y El Mariachi Juvenil Tecalitlán.

Este premio es un reconocimiento a los años de trabajo en conjunto, que para el 2020 serán 15 de trayectoria, y que la agrupación planea festejar ahora nuevamente nominados en la categoría ‘Mejor álbum tropical’ en los Grammy Awards.

“Recibir la nominación y luego el premio de parte de la Academia Latina de la Grabación es un sueño hecho realidad. Muy especialmente porque Latin Grammy es una organización
donde quienes votan son artistas, productores, ingenieros y personas vinculadas directamente con la industria musical y eso para nosotros es algo muy serio y que
tiene mucho valor. Nos emociona mucho y nos llena de mucha fuerza para seguir adelante”,  expresó Héctor Molina.

En el 2014 la agrupación C4 Trío fue también ganador de Latín Grammy con ‘De Repente’, disco que grabó junto a Rafael ‘Pollo’ Brito, y obtuvo el premio por mejor ingeniería de
sonido para un álbum, primer grupo venezolano premiado en dicha categoría. En esta producción se fusiona el cuatro y el bajo llevándolo a terrenos del jazz, la música latina y
hasta las nuevas tendencias del pop.

En uno de sus pasos por Colombia y especialmente por Villavicencio en el 2011, C4 Trío fue
galardonado en desarrollo de la versión 43 del Torneo Internacional del Joropo, como la mejor agrupación en la categoría Ensambles Nuevos formatos.

Lea también: Del voto al paro, un despertar

El grupo describe su estilo como un origen que se encuentra muy arraigado al folclor venezolano y al joropo, pero sin limitarse a producir solo música folclórica.
“Somos músicos de este tiempo, escuchamos muchos tipos de música, vivimos en la ciudad y eso hace que inevitablemente nuestra música se vea impregnada por muchos elementos musicales de los más distintos tipos”, dijo Molina.

Para ellos, el cuatro, como instrumento de cuerdas tradicional de los llanos colombo venezolanos, es un medio de expresión que mantiene de alguna forma la sonoridad
del folclor. Sin embargo, se puede incluir a esas melodías pinceladas de jazz, pop, salsa o música contemporánea, sin cerrarse a ningún género diferente. De igual manera, sueñan
en que el cuatro sea algún día valorado y considerado como un instrumento universal.

“Ahora con la diáspora venezolana, dentro de todo lo negativo que ha causado (la emigración de compatriotas), hay algo positivo y es que nuestra cultura se está expandiendo por el mundo. Cada vez hay más venezolanos en todas partes y esto ha hecho que mucha gente de otros países se vaya acercando a nuestra música y cultura”, dijo el cuatrista.

Le puede interesar leer: ¿Qué tanto se necesita la revisión excepcional del POT?