Calidad para que el ‘negocio no se corte’

El departamento le apunta a mejorar la producción y la calidad de la cadena láctea, donde empresas pequeñas, medianas y grandes hagan parte del crecimiento.

Por Paula Andrea Valencia/ Especial PDM

Agentes externos como la crisis de la vía al Llano, el clima y la informalidad de los productores, han hecho que disminuya drásticamente la producción láctea en el Meta: “de 500.000 litros diarios de leche cruda que teníamos en promedio hace unos meses, hoy pasamos a producir y transportar de 100.000 a 105.000 litros”, dijo el Secretario de Agricultura del Meta, Alberto Castro, refiriéndose al impacto causado por el cierre de la carretera Bogotá- Villavicencio,  hecho que ha limitado las oportunidades de las asociaciones
gremiales.

El departamento del Meta posee dos millones 45.984 bovinos, en 18.564 predios, según la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán). De acuerdo con algunos expertos reunidos en el II Foro Lácteo del Meta, reunido la semana pasada en Villavicencio, en este marco, el principal desafío coyuntural del sector sigue siendo transformar la tradición lechera, siendo el ejercicio de las buenas prácticas la más importante, pues de esta se deriva la calidad, sanidad e higiene del procesamiento y tratamiento de la leche cruda.

“En tanto se establezcan buenas prácticas de producción lechera y estrategias de limpieza, colecta y transporte, la calidad del producto también altera el precio”, dijo Andrea Navarrete Fernández, Microbióloga y Coordinadora de laboratorio de microbiología pecuaria y salud animal de Agrosavia.

El Presidente de la Cámara Gremial Lechera, Luis Alfonso González Saavedra, explicó que el Meta produce casi 180 millones de litro al año, pero hay una tendencia a la baja por fenómenos climáticos y se calcula que entre el mes de enero y junio de 2019 el acopio de leche disminuyó 11,7%.

Dentro de la producción colombiana, el mayor índice del destino de la leche se encuentra en el sector informal con 2.567 millones de litros de leche, lo equivale a un 35,4%; el resto se reparte entre los 2.433 millones de litros para el acopio industrial; 994 para las cooperativas; 754 procesada en fincas y 509 del autoconsumo en la finca, de acuerdo a los cálculos de Fedegán.

El precio promedio de leche cruda en finca por litro, a junio de 2019, fue de $1.200 pesos, según el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (SIPSA) del DANE, por el contrario, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural establece que el costo de enero a julio fue de $1.127, notándose el decrecimiento para esta temporada.

“Si bien, el precio del queso, yogurt y derivados de la leche presenta mayor dinámica, esto no ocurre con la leche, es importante revisar los precios que manejan los almacenes de cadena que venden leche a costo aún más bajo del valor de la producción, lo que lleva a convertirse en una estrategia de venta para promover la compra de otros productos”, dijo González Saavedra.

El consumo de leche también se determina por estrato: en Colombia las personas de estrato 6 tienen la tasa per cápita más alta, pues en este rango se consumen 189 litros de leche por año; el estrato 5, con 172; estrato 4, con 96; estrato 3 con 87, estrato 2 con 52 y por último el más bajo, estrato 1 con 36.

Durante el II Foro Lácteo del Meta, fue valorado por los expositores la labor del Comité Lácteo del Meta, el fortalecimiento  del gremio, especialmente en la zona del Ariari, generando que entidades como el ICA y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia), se conviertan en un socio estratégico en cuanto a la promoción, vigilancia y control de la Implementación de Buenas Prácticas Ganaderas (BPG) que se ejecutan en los diferentes sitios de producción, puesto que los productores pueden asegurar calidad e inocuidad de los productos de origen animal que se producen mejorando la
sanidad animal, el bienestar de los animales protegiendo el medio ambiente.