Se normaliza tránsito en la vía al Llano tras retiro de derrumbes

Sobre las cuatro de la tarde del jueves fue normalizado el tránsito en ambos sentidos en la vía al Llano, informó Fernando Castillo, director de Operación Vial de Coviandes.

Aproximadamente 15 volquetas, dos cargadores,  dos retros y más de 120 trabajadores fueron necesarios para remover los tres derrumbes que afectaron desde la madrugada del jueves este corredor vial. 

Al mediodía del jueves empezó a darse paso alterno (en el sentido Villavicencio-Bogotá) a los vehículos que se encontraban represados en al vía al Llano, tras el derrumbe en el kilómetro 58, pero luego nuevamente cerrada.

“La única limitación al dar flujo vehicular fue para los camiones con sustancias peligrosas los cuales fueron detenidos en el km. 29 en Cáqueza, en Punto 53 y en Pipiral, ya que no pueden circular por los túneles y debieron esperar a que se termine de limpiar completamente la vía”, dijo el vocero de Coviandes.    

Fueron más de 1.000 metros cúbicos de lodo y rocas que desde la una de la madrugada bloqueó la vía, afecto especialmente la carretera en el kilómetro 58.

Este sector, que ha presentado cierres las últimas dos semanas por la misma causa, es el sector más crítico en los 90 kilómetros de esta arteria vial y desde entonces la concesionaria vial trabaja con ingenieros, operarios y maquinaria pesada para intentar dar estabilidad a la montaña.

Se trata de una inestabilidad que proviene de la parte alta del talud que se sale de los límites de la Concesión y que, de acuerdo a los ingenieros de Coviandes, se debe a un mal manejo de aguas en esa zona.  

“Queremos resaltar el esfuerzo por el personal del concesionario, la Policía de Tránsito y los contratistas que estuvieron durante el desarrollo de le emergencia para atender la situación. Hacemos un llamado a que los conductores que han tenido que esperar con paciencia cicrulen con precauión y no intenten adelantar con afanes”, dijo el funcionario de Coviandes.   

Las lluvias persistieron en la zona durante casi todo el día, se ha retirado material pero continuó la caída de material en ese sector. Las autoridades procuraron un paso alterno para evacuar los vehículos que estaban represados en el sitio.

Los peajes fueron cerrados en Naranjal y Pipiral con el propósito de no seguir acumulando carros en la zona. Otros pequeños derrumbes como en el kilómetro 64+900 también también fueron removidos.

“Nuestra recomendación es que estén atentos a los medios de comunicación y seguiremos entregando la información. Se ha retirado más de 1.000 metros cúbicos y continuamos en esta labor, pero la zona sigue inestable”, sostuvo el Castillo.