Continúa crítica la situación en la vía al Llano

La situación en la carretera Bogotá-Villavicencio se agrava con las horas. Durante la madrugada de este jueves se registró un nuevo deslizamiento que cayó sobre el existente, incrementado los metros cúbicos de material que deberán ser removidos.

La concesionaria Coviandes, encargada del mantenimiento y operación de la vía, informó que una vez sean analizadas las condiciones de seguridad del sector, se podrá intervenir la zona.

La carretera completó este jueves cerca de dos meses y medio de cierres intermitentes y siete días continuos desde el último cierre que se presentó el pasado 6 de junio, los cuales han causado pérdidas económicas en diferentes sectores de la economía regional.

Según Fenalco Meta, en el más reciente comunicado dado a conocer, la producción diaria del departamento es de $ 83.900 millones de pesos de acuerdo al DANE, y se estima que por cada día de cierre de la vía dejan de ingresar al Meta más de $43.000 millones de pesos, donde aproximadamente $18.000 se traducen en pérdidas para sectores muy afectados como el agropecuario, turismo, y transporte, entre otros. De este modo, se calcula que han dejado de ingresar al Meta más de $800.000 millones de pesos, y se han perdido en bienes perecederos y cancelación de servicios más de $360.000 millones de pesos.

El cierre de la vía a Bogotá -Villavicencio tiene un impacto representativo en el desarrollo de las actividades económicas de la región, dentro de las cuales se resaltan con su respectivo aporte al PIB: Agricultura, ganadería (10,3%); Industria manufacturera (2,1%); Construcción (7,1%); restaurantes y hoteles (6,5%); Transporte y almacenamiento (4,2%); Actividades de servicios sociales (10,1%). Lo que equivale a un 40,3 % de la producción del departamento.

Por cada día de cierre se pierden del 90 al 95 por ciento de las reservas hoteleras, que representan alrededor de $2.340 millones de pesos. Para esta temporada el nivel de ocupación hotelera normalmente es de un 50%, pero actualmente ante las inconsistencias en la carretera, esta no supera el 15%. Cuatro hoteles del departamento han tenido que cerrar sus puertas como consecuencia del cierre de la vía.

Por otra parte Alcides Socarrás, gerente de la Terminal de Transporte de Villavicencio, las pérdidas económicas que ha tenido la terminal junto a empresas transportadoras es cerca de 4.000 millones de pesos.

Respecto al número de buses que están circulando, «el día de ayer solamente se despacharon 48 buses por la ruta alterna, mientras en día normal que las vías esta abiertas se envían 290» aseguró Alcides.

Así mismo, en lo corrido del mes, se han movilizado aproximadamente 35.000 pasajeros, mientras que en el mismo periodo del año anterior lo hicieron cerca de 120.000 usuarios.

Publicidad