Dejar de explorar es un error | Opinión

Jorge Robledo, columnista

Por Jorge Robledo / Senador

Con gusto asistiré al debate que me propuso Gustavo Petro sobre los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y la transición energética.

Y en especial sobre su idea, errada a mi juicio, de que en su gobierno suspenderá la exploración petrolera en Colombia, es decir, no se buscará más petróleo.

Le interesa leer: Reclamos tardíos | Editorial

Su propuesta lleva a que en 6,3 años nuestro país pierda su autosuficiencia, luego no tendrá petróleo para exportar y deberá importar cada vez más combustibles para sus automotores.

La errada idea de Petro ataca el futuro de estas cifras (al 2019): 40% de las exportaciones, bastante de $23,5 billones de ingresos del Estado, inversiones en exploración y producción por US$4.030 millones y muchos de un total de 65.000 empleos en el sector petrolero.

Este daño es peor, porque: a. En poco o nada se reducirá la emisión de GEI en Colombia, pues estos se generarán con combustibles importados. b. Y el petróleo que no le exportemos a EEUU, China, etc. lo exportarán otros países y los GEI del mundo seguirán iguales.

Colombia además no es causante sino víctima de los GEI globales, porque solo genera el 0,53% del total mundial, con la mitad causada por deforestación y agro.

Luego, el país solo no puede cambiar el problema global de los GEI ni definir la transición energética.

Le interesa leer: Humanizar la energía renovable

Lo anterior no significa que Colombia no disminuya sus GEI, pero sin hacerse daño y en un proceso que debe enfatizar en menor deforestación, mitigar los efectos del calentamiento y unirse con el mundo en exigir que las potencias reduzcan más sus GEI.

La empresa más atacada por esta mala idea de Petro es Ecopetrol, la mayor productora de hidrocarburos en Colombia, la que más recursos le transfiere al Estado y la que más trabajadores directos e indirectos tiene en el sector.

Lea: Industria y desarrollo, por Jorge Robledo

El análisis del conjunto me lleva a proponer que Colombia actúe –sin olvidar que sus flacos recursos públicos son más escasos por la pandemia–, al mismo tiempo, en las dos partes del problema: reducir sus GEI y mitigar los efectos del calentamiento que ya ocurren. Lo que más aporta es reducir la deforestación de la Amazonia.