Reclamos tardíos | Editorial

El 17 de noviembre del 2017 muchos celebraron la presencia del presidente Santos y del inversionista Luis Carlos Sarmiento. Ya estaban por fuera de mantenimiento los puntos críticos que hoy son dolor de cabeza.

Los colombianos tenemos una memoria de corto plazo y cada vez que hay episodios de indignación, incrementados ahora por las redes sociales, vemos solo lo coyuntural. Sin embargo, ver el pasado nos permite tener una mejor perspectiva de lo que tenemos y en el mejor de los casos tratar de no repetir errores de cara al futuro.

Lea también: EMSA: importa tener buen servicio | Editorial

Las poses para las fotografías de dirigentes regionales, y todo tipo de lagartos cada vez que hay visitas a la vía al Llano son un ejemplo de la forma equivocada en la que asumimos “la dignidad regional”. Abundan en redes sociales quienes luchaban hace cinco años por salir en la foto al lado de los ‘cacaos’ económicos y políticos cuando soñábamos tener el viaducto de Chirajara, justamente para mediados del 2021.

Por ejemplo, no fueron pocas las reuniones en las que varios dirigentes regionales aplaudieron cada llegada del expresidente Juan Manuel Santos a inaugurar obras en el Meta, sin que nadie reclamara que en el 2015 el Gobierno Nacional suscribió el nuevo contrato de concesión 005 con un objeto distinto con la Concesionaria Vial Andina (Coviandina), del grupo Sarmiento Angulo, a pesar de los problemas que ya había presentado en el pasado.

Le interesa leer: Opinión: Los antivacunas: generadores de muertes

Se excluyó atender los puntos críticos por los que hoy todos reclamamos, pero en realidad fue un gol de túnel que hizo la empresa privada al gobierno y a la región que solo hoy muestra la indignación. Hoy es fácil llamarle la atención a quienes tienen la obligación de responder por esos puntos críticos, pero ¿qué hacía la región cuando se firmó ese contrato?

En medio de tantas voces reclamantes, llamó la atención una de las propuestas de los directivos  de la Cámara de Comercio de Villavicencio (CCV) que esta semana sugirieron exceptuar del IVA a la región durante algunas temporadas del año, con el fin de mitigar el impacto de los cierres de la carretera pero también fomentar la dinámica comercial.

Aunque en la carta el gremio solicita también la exclusión del pago de peajes, algo que con seguridad no va a suceder, consideramos que excluir del pago del IVA a la región podría ser una solución viable, además porque en el Guaviare la estrategia ha incentivado la compra, en detrimento de los comerciantes del Meta, por ejemplo.

Puede interesarle: ‘Será difícil este año alcanzar inmunidad de rebaño’: coordinadora de Vacunación

En estos niveles la indignación digital y apegarse al patrioterismo regional no es suficiente, y como se trata de aprender del pasado para construir el futuro, consideramos necesario que instancias como la veeduría de la vía al Llano, los gremios y los periodistas, por supuesto, fortalezcan sus mecanismos de vigilancia para tener ojo avizor sobre los otrosíes y demás cambios que se hagan a la contratación.