martes, 23 de julio de 2024
Particulares Pico y placa Martes 1 y 2

Despierto, pero ¿a qué costo?


Despierto, pero ¿a qué costo? 1
Bebidas energizantes
RP
Redacción PDM

COMPARTE

A pesar de la crisis económica, la pandemia o la inseguridad, miles de personas siguen rumbeando en Villavicencio cada fin de semana.

Por Lina Herrera / Especial Periódico del Meta

Puede ser complicado mantenerse despierto tras haber pasado largas noches en vela a causa de trabajos universitarios o compromisos laborales. Generalmente se sugiere tomar un poco de café para continuar el día con un poco de energía, sin embargo, esto no es suficiente para algunas personas. La solución viene en distintas presentaciones de aproximadamente 300ml: las bebidas energizantes.

Sus ingredientes principales son la cafeína, taurina y carbohidratos como la sacarosa y glucosa, además de tener agregado extractos de hierbas como la guaraná. Estos componentes actúan en el sistema nervioso, estimulándolo y potenciando una sensación de aumento de energía entre 15 y 45 minutos tras su consumo. Pero esa dosis de energía no es eterna y la necesidad de consumir este tipo de bebidas constantemente, trae graves problemas a futuro para la salud.

Según cifras de Euromonitor, en Colombia se vendieron 157 millones de litros de bebidas energizantes en el 2022 y se espera que para el 2027 se comercialicen más de 226 millones de litros. Es decir que si el año anterior se vendieron 1,05 billones de pesos de estos líquidos, para el 2027 se esperan ventas por el orden de los $1,56 billones.

Según la opinión del médico cirujano Francisco Reina, el alto consumo de energizantes genera diversas complicaciones en sistemas como el cardiaco, nervioso y renal:

El problema es la concentración. Si tomo tres dosis diarias lo más probable es que hará daño ¿Cuál es el problema con estos energizantes? Que estimulan todo el cuerpo, la persona está obligando a su cuerpo a que esté a toda hora acelerado: acelera la respiración y el corazón. Afecta el sistema intestinal y disminuye la función renal, también emocionalmente ocurren cambios”, explicó el doctor.

No se tiene un tiempo estimado para conocer en que momento esta bebida empezará a ocasionar problemas en el cuerpo humano, pero desde la visión médica se sabe que es alta la probabilidad de que en algún punto los síntomas empezarán a manifestarse.

Para el profesional de la salud, los efectos son mayores para niños y jóvenes. En el tiempo que ha ejercido su profesión a atendido varios casos en donde le ha prohibido a sus pacientes el consumo de bebidas energizantes para evitar el aumento de síntomas de enfermedades externas.

En el 2016 el Ministerio de Justicia junto al Observatorio de Drogas de Colombia, realizó ‘el estudio nacional de sustancias psicoactivas en población escolar de Colombia’ en donde se arrojó como resultado que durante la secundaria se da inicio al consumo de energizantes, un 58,7% de los encuestados aseguró haber consumido este tipo de bebida. Entre más aumenta la edad, mayor es el consumo:

En adolescentes entre los 12 a 14 años un 53,7%, y 64% entre 17 y 18 años. Por el lado de la población universitaria, según archivos del Ministerio de Salud, un estudio reveló que el 41% que respondió la encuesta, ingiere la bebida para estudiar, el 13% antes o después de realizar una actividad deportiva y el 11% en fiestas.

El estudio también se enfocó en posibles efectos negativos tras el consumo, el 24% de estos universitarios revelaron haber padecido aumento en la frecuencia cardiaca, el 14% insomnio y el 10% diversos dolores como el abdominal, dolor de cabeza, además de temblores, náuseas y sudoración.

Sumado a lo anterior, el problema se puede potenciar al combinar el energizante con bebidas alcohólicas, algo que al parecer es común en jóvenes y adultos para resistir más el nivel de alcohol y poder beber por más tiempo sin caer en estado de ebriedad, esto porque el nivel de cafeína del energizante crea una barrera hacia la somnolencia que provoca el licor.

La mezcla de un depresor (alcohol) y un estimulante (energizante) crea una falsa sobriedad, arriesgando a quien lo consume a sufrir una intoxicación hepática, en la cual se presenta: taquicardia, vómito, dilatación de pupilas e hipertensión arterial. Pese a las advertencias, en algunos bares y discotecas esta combinación es ofrecida al público como coctel, ya sea con jägermeister, whiskey o vodka.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales