Dificultad económica en mujeres para atender su ciclo menstrual

Según la encuesta ‘Pulso Social’ del DANE, Villavicencio es la segunda ciudad en donde sus mujeres tienen más dificultades económicas para acceder a los implementos que atienden su ciclo menstrual.

Por Natalia Chipatecua

Según datos que arrojó la más reciente encuesta de ‘Pulso Social’ del DANE, a agosto de 2021, Villavicencio es la segunda ciudad (después de Sincelejo) en donde las mujeres tienen mayor dificultad económica para adquirir los elementos de aseo y protección íntima durante su ciclo menstrual, ubicándose por encima del promedio nacional con un porcentaje de 22,1% de las encuestadas.

La problemática es tan grave para muchas mujeres que, incluso, de acuerdo a la encuesta, la capital del Meta aparece muy por encima de ciudades como Quibdó, en donde los niveles de Necesidades Básicas Insatisfechas son mayores.

El pasado 23 de julio se radicó el proyecto de ley que busca que niñas, mujeres y personas menstruantes puedan acceder gratuitamente a los implementos de higiene durante su periodo, con el fin de garantizar una gestión menstrual digna en las mujeres de estratos 1, 2 y 3.

Lea: Este fin de semana es el 25° Encuentro Mundial de Coleo

Aunque la iniciativa no ha sido aprobada, en el año 2018 se suprimió el IVA en cada uno de los productos de higiene menstrual, sin embargo, la adquisición de estos elementos vitales sigue siendo complejo para muchas.

“Un informe del DANE evidenció que hay 13 millones de personas en Colombia que viven con menos de 250mil pesos al mes, y hay 16 millones de personas viven con menos de 650mil pesos al mes, comprar un tampón o unas toallas higiénicas, es un lujo que pocas personas se pueden dar en este país. Muchas veces Las mujeres de estrato 1, 2 y 3, dejan de ir al colegio, al trabajo y/o a la universidad en sus días de menstruación porque no tienen con qué comprar artículos para esto, estamos en uno de los países más desiguales del mundo donde la pobreza es bastante grande”, dijo el senador Armando Benedetti, autor del proyecto de ley.

La falta de oportunidades y recursos económicos inciden directamente para que una persona menstruante pueda llevar una buena higiene y el respectivo control de su ciclo menstrual.

Para varias activistas, esta condición biológica de la mujer ha creado, durante muchos años, desigualdad en muchos espacios y ha conllevado a que se usen otras prácticas de atención no aptas para la salud de las mujeres.

“Es importante que se pueda visibilizar lo que genera la brecha de desigualdad sobre todo a las mujeres más precarizadas del municipio. Las mujeres en la periferia en un municipio como Villavicencio donde tienen altas tazas de asentamientos informales, genera desigualdad para las mujeres en el acceso a la educación y al trabajo. También apelan a tener otro tipo de prácticas para suplir esa falta de acceso; hemos conocido que hacen las toallas higiénicas con trapos, con papel higiénico o cartón, lo que implica para las mujeres más precarizadas un tema de salud en sus cuerpos aún peor”, sostuvo Alejandra Mayorga, veedora de la Mujer.

Por su parte, Viviana Palacios, líder feminista, alude el hecho sobre la importancia de una educación menstrual para los jóvenes, partiendo del hecho de que aún existen mitos y no se habla con naturalidad del tema de la menstruación y cómo diferentes situaciones frente a esta etapa refuerzan la violencia contra las mujeres.

Le sugerimos leer: Así revisarán y modificarán el POT en Villavicencio

“A veces se usa la menstruación para decirnos cosas. Si nos pasan accidentes, existe poca solidaridad ante esto e incluso sentimos la imposibilidad de salir de nuestras casas cuando la tenemos por todo el miedo y la mitificación que hay alrededor de esto. Por eso se debe hacer una puesta pedagógica desde las sociedades, la institución y desde el sector salud para que hablemos de manera tranquila y sin mitos alrededor. Ese tipo de leyes esperamos se conviertan en políticas públicas. Los colegios también tienen una tarea muy grande de sensibilizar a los niños en el tema, a muchas niñas les llega su menstruación estando en el colegio”, enfatizó la líder feminista.

La copa menstrual, una alternativa

En Villavicencio se adelantan jornadas de concientización en sectores vulnerables sobre el uso de la copa menstrual, un método que, aunque es amigable con el medio ambiente y resulta una inversión más económica para las mujeres, también requiere de garantizar otros factores.

“Desde el movimiento de mujeres ‘Yo Puedo’ hemos desarrollado un proyecto en el que más de 30 niñas pudieran acceder a una copa menstrual, sin embargo, somos conscientes y desde nuestro saber del territorio, esta no es la única herramienta porque puedes tener una copa, pero si no tienes acceso a agua potable, o si no tienes acceso a un baño como ocurre en muchos de los resguardos indígenas, el uso de la copa será difícil. Sin embargo, hemos logrado, con pedagogía, que mujeres de Granada, Vista Hermosa, Mesetas, Villavicencio y Acacías, pudieran acceder a esta copa menstrual”, recalcó Viviana Palacios, líder feminista.

También puede leer: Villavicencio, frenada en Índice de Competitividad 2021, según estudio

Por su parte, Alejandra Mayorga y el equipo de acción del medio digital ‘El Cuarto Mosquetero’, también realizan jornadas de concientización de estos métodos, entregando copas menstruales en diferentes barrios de la ciudad.

“En el mes, más o menos se usan entre 25 a 30 toallas y la copa menstrual genera en las mujeres menos afectaciones de salud. Por eso estuvimos en los barrios Villa Lorena, El Dique y también con trabajadoras sexuales, enseñando cómo utilizar estas copas; visibilizando un poco que esa es la salida para cambiar un poco la brecha de desigualdad en acceso a elementos de menstruación en las mujeres, sobre todo en las mujeres másP precarizadas”, manifestó Mayorga.

Con el mismo objetivo, se estará realizando a finales de octubre, un conversatorio con mujeres frente a la gestión menstrual.

“Tenemos unos espacios de conversación para formar ciudadanía denominados ‘Lunes de ciudad’, ahí vamos a hacer una conversación el 25 de octubre de manera virtual, en la que vamos a trabajar sobre estos temas de la gestión de la menstruación con mujeres invitadas que tienen experiencia en el tema e incluso mujeres que han trabajado en este proyecto de ley”, enfatizó la activista Jimena Rivera.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter