sábado, 20 de abril de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

Editorial || Solo son muros


Editorial || Solo son muros 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

La discusión a favor y en contra por la acción del senador Jhonatan Tamayo y sus seguidores de borrar un mural que para él era ofensivo, pintado por manifestantes del paro nacional en un céntrico lugar de Villavicencio, es el reflejo de los círculos viciosos en los que hemos caído.

Primero fue el debate porque el año pasado un grupo de movilidad urbana decidió pintar algunas cebras en los semáforos de la ciudad con la bandera del orgullo gay, algo que despertó la indignación de unos, y la defensa a población minoritaria de otros.

Luego, más recientemente, la aprobación de Corcumvi a un colectivo de jóvenes para intervenir las paredes del intercambiador vial del Maizaro también fue escándalo, porque el mensaje terminó aludiendo al propio gobierno local al llamarlo indirectamente “Narcoestado”. Entre otras, nada diferente de los que abundan en las paredes de Bogotá.

Le recomendamos: Editorial || Llano Lindo

La “cancelación digital” a un popular negocio de malteadas de la ciudad por “ofender a los manifestantes”, o el nombre de unas hamburguesas ofrecidas por una discoteca, también se han convertido en motivo de polémica en la ciudad.

Además de que las temáticas y los calificativos demuestran el bajísimo nivel de tolerancia que se tiene por las ideas contrarias, a tal punto de que buscan borrarse, cancelarse o, peor aún, aniquilarlas, también simbolizan la poca profundidad para enfrentar debates como sociedad civil.

Pasaron 43 días de paro que dejaron policías y manifestantes muertos, jóvenes y agentes de la autoridad torturados, desaparecidos, empresas quebradas, denuncias mutuas de abusos y unas interminables y cíclicas conversaciones que no ayudaron a crecer como país.

También lea: Editorial || Buscar la verdad

¿De qué sirvió que los policías o los jóvenes hayan perdido su vida en la sinrazón de unas manifestaciones violentas si como sociedad no aprendimos nada y nos quedamos en diálogos circulares echándonos mutuamente la culpa?

Nos encerrarnos en el tema de quién es el responsable, lo cual es el mayor problema de narrativa o de comunicación. Hay una enorme brecha entre lo que se está hablando y lo que deberíamos estar hablando como sociedad, como ciudad o como departamento. No hay nadie que tenga el liderazgo de proponer esa discusión constructiva, porque, como quedó comprobado, todas las partes tienen sus propios intereses y lo que menos les importa es el futuro de la Nación o de la región.

Más allá de si la responsabilidad de lo que está pasando es culpa del gobierno o de la oposición, existe la sensación de que el paro nacional dejó pasar la oportunidad de discutir temas más profundos, entre otras, porque ambas partes perdieron credibilidad. La violencia se robó nuevamente el protagonismo.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales