Educación virtual, toca adaptarse

En estos tiempos de adaptación requiere que las personas sean propositivas.

El Covid-19 envió a profesores y alumnos a internet, muchos sin estar preparados, un método de estudio que significa un reto para todos.

Ninguna institución educativa estaba preparada para afrontar una transformación de la educación a la virtualidad, y menos, para implementar esta estrategia con prontitud para continuar con el ciclo académico.

Por Camilo Gallo|

En tiempos del coronavirus el país tuvo sufrir una transformación de urgencia, la cual, también afectó al sector educativo. Para algunos teóricos como Paulo Freire, la educación tradicional debía ser transformada y adaptada a las nuevas herramientas tecnológicas, con el propósito de hacer más pedagógica la forma de aprender.

Ante la sugerencia de muchos teóricos de la comunicación en la educación como, Paulo Freire y Mario Kaplún, las herramientas tecnológicas fueron promovidas por los gobiernos y adaptadas a los sistemas educativos, sin ser utilizadas para el verdadero propósito de aprender, sino como simples herramientas.

Para Kaplún, las nuevas tecnologías debían ser utilizadas de la manera en que incitaran al debate y la opinión, ya que en el diálogo, es como se genera el conocimiento en las personas.

Publicada y tomada de ElEspectador.com

La sociedad en 2020 llegó al punto en el que se le obligó a realizar una transformación verdadera a la era digital, una que iba más allá de instalar computadores en un colegio y utilizar video bean. La educación generadora de personas críticas debía apartarse del libro, el cual homogeniza pensamientos, y adaptarse a los vídeos y podcast que incitan a conversar al respecto.

Actualmente los colegios y universidades, frente a la emergencia del planeta ocasionada por el covid-19, debieron implementar aulas virtuales y aplicaciones en sus modelos de trabajo, con el objetivo de adaptarse momentáneamente a la nueva realidad.

Para el docente universitario, Johan Sebastian Moreno, “el siglo XXI nos exige transmutarnos hacia ese escenario, a la virtualidad como herramienta para sobrellevar esta situación. El modelo educativo virtual cada vez toma más fuerza, el aprendizaje autónomo a veces es mucho más importante, y ofrece la posibilidad de manejar mi propio tiempo, referente al tiempo que utilizo para estudiar, para leer los textos, que nos permiten un sin fin de situaciones, lo cual no nos obliga a estar en un salón de clases y cuya interacción sigue siendo la misma, gracias a las herramientas digitales que me conectan con el otro”.

En concepto de, Blanca Dilia Parrado, directora de la Universidad Abierta y a Distancia (UNAD), la virtualidad posibilita tener encuentros y pensar nuevas maneras de compartir conocimientos, incluso con estudiantes de cualquier parte del país, como es el caso de esta institución que solamente en esta región tiene más de 4.500 alumnos a distancia.

“Los estudiantes cuando estudian a distancia deben abrir su mente, ser disciplinados y ellos mismos ponerse metas de aprendizaje. Quienes por fuerza de esta pandemia deben estudiar de manera virtual, deben verlo como una fortaleza para pensar de manera colectiva y el trabajo en pequeños grupos”, expresó la directiva de la UNAD.

Admitió que, aunque somos un territorio con baja cobertura de internet, especialmente en zonas rurales, la educación superior a distancia permite que un gran número de estudiantes de zonas apartadas puedan acceder a la educación superior.

“Es por eso que poner a disposición las bibliotecas virtuales y bases de información, son fundamentales para que el estudiante acceda a más conocimientos, más allá de lo que enseña el maestro. En todo esto se va a requerir una cuota de sacrificio para adaptarse, pero debe ser un trabajo armónico entre docente y estudiante”, puntualizó Blanca Dilia Parrado.

En diálogo con estudiantes de colegio y universidad, estos dijeron que están estudiando en varias plataformas en las que, actualmente, se encuentran inmersos los jóvenes de Villavicencio y el Meta. Entre ellas Google classroom, que es utilizada por el Instituto Técnico Industrial en la capital del departamento.

Tomada de Google.com

La plataforma Classroom permite ser utilizada en celulares y computadoras, al ingresar en ella, un estudiante cualquiera de colegio accede a la ventanilla correspondiente a la clase, en la cual encuentra las diferentes asignaturas, que al ingresar, permiten observar los textos y audiovisuales referentes a un tema, al igual que subir los trabajos pendientes.

“Algunas clases dejan trabajos para subir a la plataforma, y en otras asignaturas nos dicen que debemos entregar los trabajos al regresar a clases”, comentó el estudiante Daniel Cangrejo.

Por otra parte, el universitario, Johan Sanabria Gonzáles, de la Universidad Santo Tomás, aseguró, “sigo teniendo las clases vía a Skype en el horario normal, nos explican y dejan trabajos que debemos entregar por medio de la plataforma virtual. Me gusta más esa metodología, ya que uno se puede concentrar más, lo único negativo es que están poniendo más trabajos de lo normal”, manifestó el estudiante.

Según Jhoan Moreno, el tener que planear una clase virtual ha incitado a los docentes a, “repensarnos, pensar que la comunicación también se puede dar desde la virtualidad, nos ha hecho buscar nuevas estrategias de enseñanza y encontrarnos con lo que somos como docentes, y encontrar que el tablero y el video beam no son las únicas alternativas para difundir, compartir y construir el conocimiento”.

Esta metodología cuenta con ‘pro y contras’ ya que para algunos estudiantes como Cangrejo, “no hay nada como la educación presencial, porque se necesita la explicación de los docentes y tener claras las dudas que muchas veces no quedan claras en línea. Además, no todos tenemos los suficientes materiales para estudiar desde nuestras casas”.

Algunas de las dificultades que se presentan en esta metodología, según la estudiante universitaria, Paula Ferrín, es que, “hay algunos que no se conectan a tiempo, y los que lo hacen no entienden muy bien a dinámica, entonces casi media hora de la clase se la pasan preguntando ¿cómo se prende la cámara? ¿cómo se enciende el micrófono? que una cosa y que la otra. Además de que la conexión muchas veces se pierde porque está congestionada”, manifestó la estudiante.