Ejército inició labores de desminado humanitario en Mapiripán

Empezó el desminado en zonas rurales de Mapiripán.

El Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario N.° 4, del Ejército Nacional, anunció que empezó la intervención de un área peligrosa confirmada de 22.656 metros cuadrados de tierra, en el sector de Caño Ovejas en el municipio de Mapiripán.

Le interesa: A sangre y fuego, por tierras de ‘Romaña’

Tras los estudios realizados por la unidad militar, se adelantarán operaciones de desminado humanitario con la aplicación de tres técnicas: desminado manual, canino y mecánico.

El Ejército capacitó a un grupo de sus hombres como facilitadores en educación de riesgo de minas antipersonal, implementando una campaña dirigida a la población civil, para orientar de manera didáctica a las familias que allí habitan, sobre comportamientos seguros, con el propósito de prevenir incidentes con artefactos explosivos.

Labores de socialización en Caño Ovejas.

«Así mismo, entregando recomendaciones sobre los desplazamientos que realizan a diario e información de lugares que puedan transitar con confianza, sin temor a ser víctimas de este flagelo; invitándolos a dar aviso oportuno, ante cualquier situación que ponga en riesgo su seguridad e integridad», dice en un comunicado el Batallón de Desminado.

Según esta unidad militar, son más de 600 personas pertenecientes al Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario N.° 4, que ha entregado 58 municipios libres de sospecha de contaminación de minas antipersonal en todo el país, y se han despejado más de un millón de metros cuadrados.

Le interesa: Busca reactivar desminado en Uribe y La Macarena

Su labor ha permitido la destrucción de 242 artefactos explosivos y la investigación de 852
eventos, beneficiando a más de 1’252.686 habitantes en los departamentos del Meta, Casanare, Vaupés, Guainía y Cundinamarca.

Según los comandantes de la unidad, en el departamento del Meta para este año 2022 se proyectan labores de desminado humanitario en los municipios de Vista Hermosa, Mesetas, San Luis de Cubarral, San Juan de Arama y Mapiripán, donde ya se iniciaron las labores pedagógicas para capacitar a las comunidades nativas e indígenas en prevención de riesgo de minas.

Cabe recordar que el  Meta tiene un registro de 1.142 víctimas por artefactos explosivos, lo que con mayor razón nos moviliza a cumplir la misión de salvar vidas.

«El Ejército Nacional continuará trabajando con compromiso por garantizar el derecho fundamental a la vida y el uso de la tierra para su sustento familiar, contribuyendo a través de estas acciones en el desarrollo económico y social de la población civil, especialmente de las comunidades más vulnerables del territorio nacional y que sufrieron en mayor grado el conflicto armado del país», termina diciendo el comunicado.