Carestía y alza de precios en alimentos amenazan el bolsillo familiar

Son multicausales las razones por las cuales la canasta familiar se ha disparado, poniendo en problemas a los de más bajos recursos.

De acuerdo con cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), durante el 2021 la capital del Meta presentó una inflación del 7,4 por ciento, ubicándose en la mitad del promedio nacional con el 5.62 por ciento.

Por Natalia Chipatecua

“La libra de carne no baja de 10.000 pesos; la libra de papa este año subió a $1.600, ojalá sea solo por la temporada; el frasco de aceite más económico está a $7.000; y el azúcar, subió más de $1.100”.

El resumen lo hace Ana María Torres, una ama de casa del barrio La Esperanza en Villavicencio que no sabe cómo comprar lo del mercado este año, pese a que en la estación de servicio donde labora le pagarán un millón de pesos desde este mes.

Aunque en el 2021 empezó lo que llaman la reactivación económica, el incremento de precios en distintos sectores generó repercusiones en los productos de la canasta familiar. El inconformismo por parte de los habitantes de la capital del Meta frente a los elevados precios de productos como la carne, la papa y la leche, llevaron a poner la lupa en la problemática.

Entérese: Nueva sede del Sisbén empezó a funcionar desde este martes 11 de enero

Rafael Gutiérrez, economista y abogado, explicó a Periódico del Meta las raíces de la situación que hoy impacta negativamente la economía de los colombianos.

“El año 2020 tuvo una inflación del 1.61% y terminamos en el año 2021 con una inflación del 5,62%, principalmente es el resultado de la recesión que vivimos a causa de la pandemia, en la cual la mayoría de las empresas estuvieron cerradas. También se debe a la escasez de productos, lo vivimos a final de año con los licores, y muchos productos de la canasta familiar”, dijo inicialmente el economista.

Para diciembre de 2021, la variación mensual del índice de precios al consumidor (IPC) en Villavicencio fue del 0,98%, por encima del promedio nacional que fue 0,73%. En noviembre del 2021 la variación del IPC en la capital del Meta era de 1,42 puntos porcentuales (p.p.) por encima del índice nacional. 

Gutiérrez también señaló que: “tenemos una inflación alta y una situación de desempleo lamentable. La realidad y lo que encontramos en la vida práctica es que la tasa de informalidad se sigue incrementando, la tasa de desempleo es más alta en empleo informal que en formal, eso no sirve para la economía porque no está generando ni siquiera un salario mínimo casi del 77% del total de la población, eso es gravísimo para la economía. Cuando hay disminución de oferta, los precios aumentan”. 

Lea: Motos sin restricción en Villavicencio, pico y placa para automóviles se mantiene

Además, “teníamos un dólar en el año 2020 aproximadamente de 3.500 y terminamos con una devaluación de 4.00 pesos, es decir, que la moneda también perdió mucho valor frente a la americana”. 

La pérdida del desarrollo adquisitivo del dinero conlleva a que los alimentos, el vestuario, la vivienda, el transporte y demás sectores económicos presenten dificultades inminentes en sus precios.

Para el administrador de empresas mágister en Gestión de cambio, Diego Villa, según el pulso social del DANE, frente a la situación económica del hogar comparada con la de hace 12 meses (2020), el 45,2 de los encuestados de las 23 principales ciudades manifestó que es peor o mucho peor, pero Villavicencio, con 54,0 se ubicó 8,7 p.p. por encima del promedio y empeora frente al último mes.

Esto significaría que los villavicenses son más pesimistas frente a lo que se viene en materia económica, pues la percepción de lo que será la situación económica de su hogar dentro de 12 meses, comparada con la actual, el 38% de los encuestados de las 23 principales ciudades espera que sea mejor o mucho mejor, pero de nuevo Villavicencio con 28,5% se ubica -9.5 p.p. por debajo del promedio, explica Villa basado en las cifras del DANE.

Otro de los aspectos que ha generado la situación en mención, corresponde a la carestía de muchos de los productos, también a raíz de una crisis de contenedores que, así como afectó la cerveza en diciembre, hoy impacta en los productos de la canasta familiar.

En este sentido, y siendo el departamento del Meta un productor agrícola fuerte, este no está exento de vivir las consecuencias de esta crisis económica.

“Desafortunadamente muchos de los productos que se necesitan para controlar plagas, o para siembra, son importados, y ante el aumento de fletes y el aumento del dólar, eso hace que haya un incremento en los precios de los insumos y se vuelva mucho más caro producir arroz, palma, cítricos, y todo lo que se produce en el departamento”, dijo Jorge Arango, Director de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

Le puede interesar: Fondo Municipal de Educación beneficiará a estudiantes universitarios

Al respecto, el economista Rafael Gutiérrez también expuso que: “las áreas de producción del arroz en el año 2021 se incrementaron, pero desafortunadamente los costos de producción también; aquí acontece otro agravante que es la baja productividad. Al productor no le garantizamos precios mínimos y tampoco controlamos los insumos, somos principales productores, pero cuando llegamos al mercado, el agricultor es quien asume el riesgo por altos costos y la baja productividad; quienes obtienen la utilidad del negocio son las comercializadoras finales quienes venden a un mayor precio”.

10% de aumento en el salario mínimo

La noticia respecto al incremento en un 10% del salario mínimo frente a la situación actual de carestía y precios elevados de muchos productos, no parece ser la solución, pues muchos de los ciudadanos aluden que, con precios tan altos, el aumento no tiene gran peso para su economía. 

“Cuando pasamos de una inflación de 1.61% a una de 5.62% quiere decir que hubo una desvalorización del salario mínimo durante el 2021, entonces como estrategia se aumenta el salario para darle compensación a esa pérdida; pero, finalmente el empresario le aumenta el precio a sus servicios o productos y nosotros los consumidores de estratos altos, medios y bajos, terminamos pagando el costo de la inflación”, dijo Rafael Gutiérrez, Economista y Abogado.

Las repercusiones de la inflación continúan afectando, sobre todo, a las clases menos favorecidas, llevándolos a buscar otras alternativas de consumo con el propósito de hacer alcanzar sus ingresos. 

También lea: Reducción del 77 % en delitos durante puente de Reyes, reportó la Policía

“La gente dejó de consumir carne porque ahora la libra está en 12mil pesos, cuando antes estaba en 8mil pesos. Como tendera, si vendía $500.000, ahora con la carestía y las alzas, mis ventas son de doscientos o trecientos mil pesos. Los lácteos vienen incrementando su precio desde el año pasado, si hacemos cuentas desde que están subiendo, ya han subido en un 25%. El año pasado, a principios, una bolsa de leche costaba alrededor de 2.900 hoy está 3.900 y 4.000 pesos sin ganarle más de lo que es. El salario mínimo no está compensando nada”, afirmó Claudia Peña, propietaria del establecimiento Economía del Llano.

El docente universitario Diego Villa, remata con un dato de la carestía: “Frente a la posibilidad de comprar ropa, zapatos, alimentos, etc., comparando la situación económica actual con la de hace un año, el 64,2% de las personas manifestaron no tener mayores posibilidades; Villavicencio, con 81,4% se ubicó 17,2 p.p. por encima del promedio.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter