En el Día del Trabajo, periodistas regionales lanzan S.O.S

Los diferentes medios de comunicación independientes atraviesan horas oscuras.

El coronavirus también contagió de temores a los medios de comunicación, en especial los que subsisten en los municipios. Seis asociaciones de periodistas pidieron al Gobierno Nacional no dejar morir al periodismo regional.

Solo en Villavicencio, los primeros tres meses del año, habían cerrado 25 noticieros de radio en las diferentes estaciones. La situación económica, que ya era compleja por la transición de un año a otro y los cambios de gobiernos locales, se agudizó con la parálisis de la economía por la pandemia del covid-19.

Tal vez le interesa leer: Entre peleas públicas y la ética periodística

Y es paradójico, porque mientras las audiencias de radio crecieron 80 por ciento; el de redes sociales, 65%; el de lectura de periódicos 55 por ciento y el de televisión, un 45 por ciento, de acuerdo a las mediciones ECAR, EGM e Invamer, la publicidad oficial y privada, que es con lo que subsisten estos espacios informativos, se disminuyó en más del 90 por ciento.

Tal vez le interesa leer:

Mientras las personas necesitan estar informadas y consumen medios de manera masiva, curiosamente los periodistas, que deben estar en sitios con riesgos para su salud para seguir cumpliendo con su misión, muchas veces no tienen ni el dinero con qué movilizarse.

“Es evidente que las franjas radiales informativas en las que la mayoría de periodistas escampa económicamente, no tienen publicidad. Con una economía en recesión la tarea de los comunicadores será más difícil. El hecho de que muchos periodistas estén en medios informando, no significa que estemos generando ingresos”, dice Luis Emilio Rodríguez, gerente de Exitosa Estéreo.

El problema también es para los medios impresos, que deben cubrir los gastos no solo de la impresión de los periódicos, sino también el transporte y distribución de los mismos, además de sostener la versión digital y redes sociales en las que ya están inmersos periódicos y revistas de la región. Estas redacciones suelen ser las más numerosas, pero con la actual crisis también han reducido a la espera de que la situación tienda a mejorar.

“Hay noticieros tradicionales que están a punto de desaparecer. La situación es compleja incluso para las emisoras: Ondas del Meta va a cumplir 53 años al aire y lo que la ha caracterizado es una labor social de libertad de prensa, sin embargo también pasamos duros momentos con altos costos en servicios públicos, sostenimiento de nóminas, etcétera”, dice Mary Ellen Rodríguez, gerente de Ondas del Meta.

Contrario a los medios nacionales, cuyas empresas están apalancadas por grupos económicos, los medios locales deben subsistir directamente de la pauta oficial y las empresas privadas que apuesten por ver en la publicidad una inversión y no un gasto o un favor al periodista.

Ante la situación, un grupo de seis agremiaciones de periodistas envió una comunicación al presidente Iván Duque para intentar buscar una salida a la crisis que también los periodistas sufren con la pandemia del coronavirus.

“Urgen medidas para garantizar el funcionamiento de pequeños y medianos medios de comunicación y el apoyo a periodistas independientes. Los periodistas en las regiones viven momentos complejos”, dijo Adriana Hurtado, de Fecolper, una de las asociaciones que firmó la carta a Duque.

El Presidente declaró como esencial los servicios de radiodifusión sonora, los de televisión y los servicios postales,  por esta disposición es que hoy varias emisoras no han apagado hoy.

Las organizaciones firmantes evidenciaron cómo esta situación excepcional ha aumentado la crisis para la permanencia de los medios de comunicación y en pleno ejercicio de la actividad periodística, lo que afecta el núcleo esencial del derecho a la información y la libertad de expresión.

“La situación descrita se agrava en el periodismo regional y local porque hay una alta vulnerabilidad y decenas de personas independientes están a punto de cesar en el ejercicio diario de sus actividades en espacios noticiosos informativos y en la difusión de asuntos comunitarios y deportivos. Esto debido a las palmarios dificultades económicas para el pago del arrendamiento mensual emisoras canales de televisión y los costos operacionales en producción”, explica la carta.

Atención prioritaria

La petición de las agremiaciones solicita que, con base en lo anterior,  se priorice la financiación de pymes y personas naturales con o sin establecimiento de comercio que se encuentran legalmente constituidas ante las cámaras de comercio.

Estas políticas de financiamiento deben propender a la flexibilización de las condiciones crediticias para que la mayor cantidad pueden acceder a ellos. Además pide que las entidades del poder público y empresas y sociedades con participación mayoritaria del Estado, que se active de manera inmediata un plan específico de contratación que materialice la destinación de tales recursos para financiar a medios de comunicación principalmente a pequeños y medianos empresarios e independientes. Se debe propender por mecanismos que distribuyen los recursos con criterios de transparencia e idoneidad.

La carta esta suscrita por Adriana Hurtado, presidenta Federación Colombiana de Periodistas; Gloria Vallejo,  presidenta del Círculo de Periodistas de Bogotá; Emil de Hoyos, presidente del Colegio Nacional de Periodistas; Ximena Serrano Gil, presidente de la Asociación Colombiana de Periodismo y Comunicación de la Ciencias; Edgar Peña Salamanca, Presidente de la Asociación de Periodistas Económicos y Rodrigo Callejas Bedoya, presidente de la Corporación de Periodistas Víctimas del Conflicto Armado en Colombia