Ética corporativa II | Opinión

Por Mariano Martínez Ospina, Especialista en Derecho Administrativo. Universidad Sergio Arboleda

La semana pasada mencionábamos los problemas que han aquejado a la Cámara de Comercio de Villavicencio netamente desde lo administrativo.

Entonces no es un tema menor rescatar un ámbito que está tomando de nuevo fuerza en el ejercicio gerencial: la ética profesional.

Durante años, las ciencias administrativas tomaron una posición de imitar la sofisticación del lenguaje y la preocupación excesiva por igualar la producción científica teóricas de las ciencias exactas, naturales y las ramas de la ingeniería.

En Contexto: Ética corporativa I

Esta tendencia surge en los años cuarenta en los Estados Unidos con el boom económico que se proyectaría décadas más adelante consolidando su hegemonía económica -su territorio no fue tocado por ninguna confrontación armada- con el surgimiento de diferentes escuelas administrativas surgidas de la experiencia del manejo de la eficiencia en las fábricas.

Inevitablemente esto tocaría la especialización de los directivos empresariales desde los cursos cortos hasta los niveles de maestría, creando una generación de docentes administrativos netamente teóricos y con carrera en la docencia universitaria, pero que jamás habían administrado ningún negocio. Esto, ha sido peligroso porque al no conocer el contexto de la “vida real empresarial” no se pueden transmitir las impresiones y evolución de las fuerzas de poder y dinámicas del mundo empresarial, y sobre todo, la necesidad de un comportamiento ético, diferente al modelo desarrollista e implacable del “empresario sin corazón”.

Le recomendamos: Ordenan remover a 6 miembros de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio

La ética no es un adorno, no es una “clase de costura” del colegio o una forma de vender prejuicios y creencias religiosas. Es la pauta esencial del comportamiento racional y justo del ser humano en la sociedad. Está muy bien que los entes de control actúen con todo el peso en cualquier acto ilegal público o privado, no obstante, el problema debe ser erradicado de raíz: desde la base formativa y realizando una matriz transversal con la ética corporativa para cualquier persona que llegue a estas instancias.

¿Podremos dar el primer paso?

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter