Gestión con los amigos | Editorial

En la campaña de Felipe Harman a la alcaldía, mostró cercanía con Petro.

Al final, el balance o calificación que se le puede dar a un mandatario territorial es él y su gestión. ‘Gestión’ en el entendido de la gerencia eficiente y efectiva que haya hecho en la administración de la alcaldía o la gobernación que le haya correspondido.

Aunque hay varios ítems objetivos para hacer esta clasificación, la consecución de nuevos recursos que aireen las finanzas de la entidad territorial, hace parte del balance general. Ir a las entidades públicas nacionales, a organizaciones, hacer alianzas con empresas privadas o incluso buscar recursos con gobiernos extranjeros, incluyen esas habilidades para gerenciar y que redundan en el bienestar para una comunidad.

En el caso del alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, él mismo admite que con “Duque no se pudo hacer casi nada” en materia de gestión, pero augura nuevos vientos para la ciudad y su remate de ejecución del Plan de Desarrollo ‘Villavicencio Cambia Contigo’, gracias a la cercanía que tiene con el nuevo presidente, Gustavo Petro.

El miércoles de esta semana el mandatario local tuvo su primer encuentro oficial con el jefe de Estado. Además de un abrazo cordial y el apretón de manos, en una conversación más amplia con la ministra de Vivienda, Catalina Velasco, hubo voluntad para trabajar en el proyecto de tener otras fuentes alternas para el acueducto de la capital del Meta.

Lea también: Apoyo a la policía | Editorial

Dicha voluntad política del Gobierno Nacional, más allá de la fotografía para redes sociales, deberá verse reflejada en la construcción del Plan Nacional de Desarrollo, en cuyo documento también debe plasmarse la habilidad de gestión de Harman y concretar esa cercanía con Petro en ese y otros proyectos de ciudad.

Pero si de gestión se trata, nos deja preocupados el propósito, no bien explicado todavía, del alcalde para celebrar un convenio con el Metro de Medellín a fin de explorar la posibilidad de que en Villavicencio se construya un tranvía.

Aunque siempre hay que pensar en grande, también debemos hacerlo con los pies en la tierra, pues ni bien la ciudad conoce los resultados del estudio de movilidad, patrocinado por el gobierno británico, y que debe arrojar luces sobre el futuro del transporte público en Villavicencio, como para embarcarnos en una misión de semejante magnitud.

Con todo, celebramos ese primer encuentro Harman-Petro y ojalá que muy pronto, por parte del gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, también se produzcan acercamientos con el fin de avanzar en planes cruciales que él mismo ha abanderado como el nuevo aeropuerto de Villavicencio o la doble calzada en el primer tramo de la vía al Llano.