domingo, 3 de marzo de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

Hay héroes en Colombia de cuatro patas y cola


Hay héroes en Colombia de cuatro patas y cola 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Existen compañeros fieles en diferentes tamaños y razas, algunos aparte de acompañar a su amo, pueden aprender grandes habilidades y convertirse en un apoyo para la protección de Colombia. Estos son los caninos de las Fuerzas Militares.

Solo cuatro razas han podido ser parte de esta institución: pastor alemán, golden retriever, labrador retriever y pastor belga malinois. Sin embargo, hace cuatro años, el ejercito optó por solo trabajar con las dos últimas ya que este tipo de perros pueden acoplarse mejor a las condiciones de las zonas en las que trabajan y que sea fácil su proceso de enseñanza.

Los caninos salen de dos criaderos, uno en la base de Tolemaida para los labradores y otro en la base de Chiquinquirá, en donde nacen los belgas.

El sargento Wilson Eduardo Gaitán, instructor del Centro de Entrenamiento y Reentrenamiento canino del Batallón de Ingenieros Militares N.°7, Carlos Albán Estupiñán, de la Séptima Brigada del Ejército en Villavicencio, explicó que para que un perro sea parte del ejercito colombiano, debe tener una preparación desde antes de su concepción. Los expertos en estos animales visualizan que perros pueden cruzarse, teniendo en cuenta su desempeño.

Durante el proceso de gestación se estimula a la hembra. Después de su nacimiento, los cachorros son motivados mediante juegos, desde allí sus cuidadores empiezan a conocer que perros pueden ser aptos para seguir preparando y cuales deben ser descartados.

Tras haber cumplido cuatro meses, los caninos escogidos pasan otros tres meses en un centro de transición en el Batallón de Ingenieros Militares N°8 Francisco José de Caldas ubicado en Armenia.

Lea: El ABC para cuidar a su ‘mejor amigo’

Son perritos que llegan ya seleccionados. Les gusta el juego y así se empiezan a motivar para que sigan fortaleciendo sus capacidades físicas y de olfato. Se trabajan en pistas y piscinas para que sigan avanzando en su entrenamiento y no pierdan las habilidades de trabajo y búsqueda”, agregó el sargento.

Pasada su estadía en Armenia, vuelven a pasar por un filtro y los que cumplan con lo necesario, se envían a los diferentes centros caninos que hay en el país para que se acoplen a una especialidad. Los perros inician sus labores de 11 a 18 meses de edad dependiendo de la duración de su aprendizaje en la modalidad asignada. Estos se retiran cuando cumplen su tiempo de vida útil (de 6 a 9 años) o presentan alguna enfermedad.

Los caninos que dejan el servicio y los cachorros descartados son dados en adopción al guía que los entrenó en su especialidad. En caso de que estos no lo puedan recibir, se dan a militares que no trabajen en el área de entrenamiento o a personas externas que sean aptas, se comprometan a no usarlos en otros trabajos (como vigilancia) y cumplan con la condición más importante: que demuestren su amor por los animales.

La idea es que cuando termine su trabajo salga a cumplir una vida de mascota, que le brinden cariño y esté bien”, enfatizó Gaitán.

En la base militar de Apiay se encuentran 106 caninos prestando su servicio. En la especialidad de explosivos: 75, narcóticos: 22, instalaciones: 8, búsqueda y rescate: 1. Este último es Huron, un perro que se retirará por haber cumplido su ciclo de trabajo y tener un problema en su cadera.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales