viernes, 12 de abril de 2024
Particulares Pico y placa Viernes 7 y 8

Hugo Mantilla continúa nutriendo el legado del Diccionario Llanero


Hugo Mantilla continúa nutriendo el legado del Diccionario Llanero 1
Lina Herrera

COMPARTE

Generalmente, al llanero se le identifica por su sombrero y caballo; sin embargo, también hay que tener en cuenta su vocabulario. Por ello, el araucano Hugo Mantilla Trejos decidió recopilar más de 3 mil palabras que definen la esencia del lenguaje en la vasta llanura colombiana y venezolana.

De acuerdo con Mantilla, la idea de esta obra surgió mientras vivía en Puerto Carreño (Vichada) y pensó que no existía un trabajo de ese tipo.

Un día dije: ‘No hay este trabajo, voy a empezar a hacerlo, pero ¿cómo lo hago?’ No sabía cómo investigar. Conseguí un cuaderno y dije: ‘voy a empezar por los utensilios de la cocina llanera’. Inicié por la topia, luego el garabato de las perolas. Después vi qué había en el cuarto, de qué se hacían las paredes. Empecé a trabajar sin ningún orden y cuando entendí que todo era de mayor proporción, me uní a otras personas, y todos iban dando palabras. Cuando lo noté, tenía un material enorme pero tenía que trabajar ¿cómo? Recurrimos al diccionario de la lengua española y empezamos con el orden: A, B, C; después a clasificar y definir“, explicó el autor.

En 1985 se publicó la primera edición del diccionario, el cual contiene 3.760 vocablos y 427 refranes de la región. No obstante, en el transcurso de 30 años, Mantilla ha lanzado cuatro ediciones más.

Lea también: ‘Enseñan joropo pero no su origen’: historiador araucano

“Siempre le corregimos, le quitamos, le ponemos porque ha habido la necesidad. Poco a poco hemos estado aumentando las palabras, creo que estamos llegando a las 4 mil“.

Entre las anécdotas de la creación de estas ediciones, el autor recuerda gratamente cómo surgió la segunda presentación.

Aquí había un profesor de apellido Eslava, un gramático muy bueno y corrector de estilo junto a un grupo de correctores de García Márquez. Él vino y me dijo: ‘Vaya a Bogotá y trabajamos sobre eso’, fui y duramos 10 días alegando, puntualizando palabras, tomó cuerpo y se vino la segunda y tercera edición. Porque la primera fue un libretico pero lo hicimos”, relató.

El araucano mantiene en la búsqueda de nuevas palabras con el fin de seguir alimentando el diccionario. Tanto así, que mencionó al Periódico del Meta estar en el proceso de lanzar una nueva edición.

Sigo con ese cuento, escucho una palabra y me queda sonando así que la escribo, voy me fijo si ya está. Tengo para la próxima edición unas 170 palabras“, indicó Mantilla.

Como lo plasmó en los agradecimientos de su primera edición, la inspiración de la obra seguirán siendo los hombres de los Llanos.

¿A quiénes debo manifestar mi reconocimiento? La respuesta la encontré pronto: a los hombres de mis Llanos, a los auténticos llaneros, que no han dejado que mueran los términos que usaron nuestros abuelos para enamorar a las muchachas y bendecir su descendencia“, puntualizó Mantilla en el libro.

Periódico del Meta junto al autor, realizó un producto audiovisual para exaltar la labor de esta obra, conózcalo en este enlace. 

 


Lina Herrera

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales