Incendios en La Macarena ya fueron apagados

Los incendios fueron controlados desde el sábado en la tarde, pero extinguidos totalmente hasta el domingo. Foto Agencia EFE/ Tomada de El Espectador

Los incendios en el Parque Natural La Macarena, generados, según las autoridades ambientales, por manos criminales, fueron controlados en su totalidad este domingo, luego de trabajos coordinados  entre la Fuerza Pública, bomberos, Defensa Civil, junto con algunos campesinos.

En total se habla de unas 1.000 hectáreas afectadas, contando una extensa zona cercana a Caño Cristales, que estuvo amenazada especialmente el sábado. Las llamas estuvieron a escasos 400 metros de llegar al emblemático río, cuyas algas que nacen en el cauce  por estos días están en proceso de regeneramiento.

Lea también Incendios amenazan al Meta

En total tuvieron que hacer presencia  14 unidades de Bomberos, una de Cormacarena, una de Parques Nacionales Naturales, nueve unidades de la Defensa Civil y cuatro guías turísticos voluntarios y la comunidad que apoyó con la extinción del fuego.

El año pasado, por esta misma época, otros incendios de grandes proporciones amenazaron  diferentes zonas de La Macarena, e incluso más áreas del departamento del Meta.

Lea también: Incendios forestales amenazan La Macarena y otras reservas naturales

Testigos que estuvieron en las zonas afectadas dijeron que en al menos 80 hectáreas hubo evidencias de que el incendio fue provocado. Dichas evidencias serían elementos como rastros de combustibles, líneas bien definidas de inicio de conflagración e incluso moradores quienes dijeron ver a otros prendiendo la sabana y la selva.

Sin embargo las autoridades informaron que ya tienen personas capturadas y judicializadas por estos incendios. Periódico del Meta ha denunciado en varias ocasiones a las mafias que existen detrás de estos llamados incendios forestales.

Consultados expertos como  Rodrigo Botero, Director de la Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible «la verdadera intención de las quemas en la Amazonia es la transformación inmediata de los bosques en potreros o áreas de ocupación. “Este último ha incrementado considerablemente su accionar en los últimos años y está asociado al acaparamiento de tierras, flagelo relacionado con la apertura de zonas con talas y quemas. En muchas ocasiones estos terrenos no son ocupados de manera inmediata y tampoco presentan cambios de uso del suelo rápidos”.

Le interesa leer Mafias en incendios forestales