La constante incertidumbre de la vía al Llano

La situación de la vía al Llano parece cada vez tornarse más compleja y solo se soluciona por momentos para prolongar su ‘dolor’, que es el mismo de los usuarios.

Los constantes derrumbes y cierres en diferentes tramos de la ruta más importante que tiene la Orinoquia no solo han dejado incomunicados a los llaneros en más de ocho ocasiones este año, sino que también han generado pérdidas millonarias en diferentes renglones de la economía regional.

Este hecho sumado al pago de peajes, considerados los más caros del país por kilómetro de trayecto, despertaron el pasado fin de semana la indignación de los usuarios de la vía, que no solo piden una solución definitiva a esta situación, sino que exigen que se tomen medidas drásticas para evitar la pérdida de vidas humanas y, a su vez, mejorar la prestación del servicio que presta la Concesionaria Vial de los Andes (Coviandes), encargada del funcionamiento y mantenimiento de este importante viaducto.

Durante el fin de semana del 13 al 15 de julio los deslizamiento tuvieron bloqueada la vía a la altura del kilómetro 64+200 (punto neurálgico de la zona), ocasionando cierres generaron caos vehicular en la salida de Villavicencio hacía el municipio de Acacías y la entrada a la capital del país, además de la zozobra de cientos de personas que quedaron embotelladas en la carretera.

La situación fue el detonante para que los gremios de la región al igual que los mandatarios se unieran y alzaran su voz de protesta.

El alcalde de Villavicencio Wilmar Barbosa manifestó a través de un comunicado que “no podemos seguir permitiendo la incertidumbre y zozobra que hay en la movilidad a lo largo de la vía que nos conecta con el resto del país. Villavicencio y todo el Llano colombiano necesita mucho más que unas labores de limpieza por parte de Coviandes; ya es justo que tanto esta Concesionaria como el Gobierno Nacional nos entreguen soluciones prontas y de fondo, que eviten más perjuicios a la economía local y regional, y que nuestros ciudadanos y visitantes sientan temor por cada amenaza de lluvia que se presenta a lo largo de la carretera”.

Por su parte, la Gobernadora (e) del Meta, María Consuelo Rodríguez en articulación con los gremios del Meta elevaron un llamado, a través de una misiva, al presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Dimitri Zaninovich y al Ministro de Transporte, Germán Cardona, donde les exigen como representantes del Gobierno Nacional, que se autoricen obras y la intervención del predio privado donde se registran los derrumbes.

El objetivo es evitar un nuevo desastre como el sufrido en 1974 cuando una avalancha en el punto de Quebradablanca, arrasó con la vida de más de 600 personas, según se calcula.
En atención a estos requerimientos, se realizó la noche del lunes una reunión en la capital del país con el vicepresidente de la ANI, Luis Fernando Mejía, donde estuvieron presentes el Alcalde de Villavicencio, Wilmar Barbosa, representantes de gremios del Meta, transportadores, el alcalde del municipio de Guayabetal, Javier Ricardo Castro, entre otros.

Durante la reunión, el alcalde de Guayabetal se comprometió hablar con la propietaria del predio donde se han presentado deslizamientos (kilómetro 64 +200), ya que de acuerdo con el informe presentado por el Cuerpo de Bomberos de Guayabetal existe una roca de grandes proporciones que podría caer en la vía y causar una tragedia en el túnel falso que existe en la vía. El concesionario debe ingresar al predio y fracturar esta roca bajarla del sitio y así empezar a hacerle un manejo de aguas a la zona para evitar que se sigan presentando deslizamientos.

La Gobernación de Cundinamarca también se comprometió a reunir al Consejo Departamental del Riesgo, decretar la calamidad pública en el departamento para que así la ANI pueda realizar una contratación directa y conseguir los recursos necesarios para hacer las adecuaciones que sean necesarias, además determinar la responsabilidad que tiene Coviandes en los trabajos que se deben adelantar en la vía al Llano.

El martes, el ex presidente Álvaro Uribe, a través de su cuenta de Twitter, apoyó la movilización que están organizando gremios y ONG en Villavicencio para pronunciarse en contra del silencio de Coviandes y de las autoridades nacionales.