Las claves para preparar buñuelos esta noche

La preparación de los buñuelos en la noche de Navidad es una de las misiones más complejas. En medio de los afanes de los regalos y el resto de cena que acostumbran muchos hogares, a veces el estrés se contagia porque estos deliciosos pasabocas no quedan en su punto, se estallan o quedan deformes.

Crear esa esfera dorada, esponjosa, superficie rígida y olor a queso, puede ser una hazaña, por eso, antes de empezar a elaborarlos, le recomendamos leer esta nota para que todo fluya en la cocina y sorprenda con buñuelos hechos como los profesionales.  

¡Manos a la obra!, para empezar, tenga en cuenta:

  1. La mezcla: Cada ingrediente debe tener una justa medida y ser mezclados de manera apropiada para evitar grumos. Debe tener 500 gramos de queso costeño, un gramo de polvo para hornear; 500 gramos de harina de maíz; 25 gramos de fécula de maíz; 30 gramos de mantequilla; dos huevos y leche. Si ha incorporado bien los elementos, debe sentirse y verse fina y suave. Ojo, la masa debe estar fresca.
  2. El aceite: En la freidora debe haber suficiente para que tape completamente el tamaño del buñuelo, si no llegará a flotar. Las bolas de la masa no deben estar “hacinadas”, es decir que haya suficiente espacio para que el buñuelo, cuando flote, no toque la pared inferior de la paila.
  3. La bolita: Cada buñuelo debe pesar entre 70 y 75 gramos, que debe llegar a una paila que ojalá no esté nueva, sino que haya tenido varios usos, (¿por qué?, no sabemos, pero los expertos lo recomiendan).
  4. La Temperatura del aceite: Si el aceite está muy caliente, el buñuelo se estalla o le queda deforme. Si está muy frío no flotará, quedará blandito y lleno de grasa. Pruebe la temperatura echando un buñuelo pequeño, debe salir gradualmente y no reventarse. La temperatura debe ser media.

Lea: Ojo en las terminales de transporte si viaja por tierra

Finalmente, recuerde que: 

  • Debe cuidar de no echar los buñuelos en aceite muy caliente, con exceso de azúcar, porque podrían estallarse.
  • Si pone demasiado polvo de hornear, el buñuelo se quemará muy rápido por fuera, quedando crudo por dentro.
  • Cuando la masa queda muy blandita y se le echa polvo de hornear en exceso, el buñuelo queda grasoso. Como el queso ya tiene suficiente grasa, si se le agrega más de lo debido, el buñuelo generará cráteres y la masa se abrirá.
  • El tiempo de fritura de un buñuelo es de 10 a 15 minutos.

¡A disfrutar!

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta