Liberación de animales, aporte a la vida

La comercialización o el tráfico de fauna silvestre es un delito que es castigado con procesos jurídicos o sancionatorios.

Los animales silvestres son especies que viven en lugares ecosistémicos de ambientes terrestres, de agua dulce y marinos; inclusive, algunos pueden vivir cerca de casas en pequeños parches boscosos, lagunas, ríos, humedales o hasta en un charco.

El Meta es un departamento biodiverso en fauna silvestre, ocupando uno de los primeros puestos en número de especies de aves, anfibios y palmas, y con una gran variedad de especies de mamíferos.

Sin embargo, se ha evidenciado que la gran pérdida o vía de extinción de estos animales se debe a la modificación de su hábitat, la sobreexplotación de los recursos naturales, la contaminación de los ecosistemas, el cambio climático y el tráfico legal de fauna silvestre, siendo este último, uno de los principales factores para la desaparición forzada de algunas especies silvestres en nuestro departamento.

Le recomendamos: Comunidades le apuestan a sustitución de cultivos en Meta y Guaviare

De ahí, surge para la autoridad ambiental y en general para toda la comunidad, la importancia de generar acciones de concientización que permitan mitigar y contrarrestar el impacto negativo que pueda tener la desaparición de estos especímenes en los ecosistemas.

Cormacarena ha trabajado en la detección y liberación de animales silvestres. De hecho, esta semana reportó que 22 iguanas verdes, dos zarigüeyas, dos loros curumare, un loro real, dos tortugas sabaneras, una Tortugas cuello de serpiente, un Mono fraile, y un güio perdicero regresaron a su hábitat natural luego de recibir atención médica veterinaria y corroborar que contaban con las condiciones necesarias para sobrevivir en su ambiente.

El güio perdicero, de metro y medio de diámetro, fue encontrado en buenas condiciones al interior de una vivienda ubicada en el barrio Galán de Villavicencio; situación diferente a la que se halló al mono fraile, el cual tenía varias heridas, pero que logró recuperarse satisfactoriamente.

Muchos animales sacados de su medio natural, pueden ser portadores de hongos, bacterias, protozoos o parásitos, que producen enfermedades que ellos no padecen con facilidad (llamadas enfermedades zoonóticas) y que pueden trasmitirlas a los humanos o a los animales domésticos, mediante el contacto con sus excrementos u orina.

También lea: Expedición Guaviare 2021: así están los delfines rosados

La actividad se llevó a cabo junto a Bioagrícola en el Relleno Sanitario Clausurado Don Juanito, un área que cuenta con un corredor ecológico, fuentes hídricas y cobertura vegetal boscosa, elementos necesarios para garantizar un ecosistema adecuado para los ejemplares, que llegaron gracias al llamado oportuno de la comunidad y entregas voluntarias.

En zona rural 

Cormacarena también reportó que otros cinco búhos, cuatro loros, dos tortugas, dos zarigüeyas, dos ocelotes y un guio, fueron liberados en la vereda Pompeya de Villavicencio, en un terreno de más de 100 hectáreas de bosque natural, en donde se encuentran animales de las mismas especies y otros como la danta, babilla y anaconda.

El predio en donde se realizó la liberación de los ejemplares, es vigilado y protegido por la empresa con responsabilidad ambiental Cítricos del Milenio, en donde se promueve el rechazo a las actividades de caza, tala y pesca.

Lea: ‘Cruda’ contaminación de Ecopetrol a los ríos

Estos animales habían sido víctimas de atropellamiento y domesticación en diferentes municipios del Meta, antes de ser rescatados y atendidos por la Corporación, para ser reintegrados en su hábitat natural en óptimas condiciones de salud.

Esta puede ser una de las más importantes razones que se debe tener en cuenta para rechazar la tenencia de animales silvestres como mascotas de compañía, ya que las enfermedades transmisibles vía zoonosis, son muchas. En su mayoría, son fáciles de atacar al hombre, algunas como gastroenteritis, neumonía, tuberculosis, fiebre amarilla, fiebre tifoidea, cólera, malaria, paludismo, hepatitis, herpes, entre otras.

La línea de atención de fauna silvestre es 3214820327, la cual está disponible para atender la entrega voluntaria de animales, los casos de ejemplares heridos que necesiten primeros auxilios veterinarios y el control de especies silvestres en zonas urbanas.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter