‘Cruda’ contaminación de Ecopetrol a los ríos

La contaminación es evidente, pero Ecopetrol dice que cumple con los estándares.

Nunca antes en el Meta Ecopetrol había estado tan seriamente cuestionada por mandatarios y autoridades ambientales por sus prácticas frente al cuidado del medio ambiente en las actividades de explotación de hidrocarburos.

Además de algunas comunidades afectadas y voces solitarias de líderes ambientalistas, nadie había confrontado a la estatal petrolera como lo han hecho desde la actual dirección de Cormacarena, hasta el alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, debido especialmente por
las descargas que se hacen al río Guayuriba.

Todo empezó cuando a mediados del pasado mes de diciembre, Cormacarena hizo una visita técnica sorpresa a varios tramos de este afluente, límite entre Villavicencio y Acacías. Junto a la Fiscalía y las comunidades, la autoridad ambiental evidenció la carga contaminante con residuos del crudo en una de las márgenes del río.

Guayuriba
Pretenden crear un plan de manejo ambiental para el río Guayuriba, uno de los más afectados con descargas de la producción petrolera.

La decisión fue, inmediatamente, cerrar la producción de los campos Chichimene y Castilla de Ecopetrol, que son los que tienen autorizado el vertimiento de aguas residuales sobre el río Guayuriba.  La aplicación de la medida afectó la operación de 123 pozos cuya producción asciende a 17.000 barriles por día, solo del Campo Castilla.

“A las empresas de hidrocarburos en el Meta debemos decirles que no vamos a permitir que hagan lo que se les de la gana. Aquí hay una autoridad ambiental que está
dispuesta a actuar”, dijo a Periódico del Meta el director de Cormacarena, Andrés García.

La situación se tornó tan compleja que fuentes cercanas a Ecopetrol manifestaron que se generó un clima tenso entre la empresa y “se retiró a personal” que, al parecer, fue laxa al momento de hacer cumplir los estándares exigidos para el vertimiento.

El alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, recientemente echó más leña al fuego cuando retó al presidente de Ecopetrol a dar la cara a la comunidad para responder por lo que está pasando en Vegas del Guayuriba; incluso pagó publicidad en Facebook para impulsar el
alcance del video donde conmina al directivo.

Lea también: Editorial | Desde lo local

«Venga y nos sentamos con las comunidades y concretamos cosas. Este tipo de maltratos no pueden seguir ocurriendo en el área rural de Villavicencio. Llevan 20 años explotando petróleo aquí sin compensar los temas ambientales, ni los temas sociales, ni los temas laborales. Les pedimos que den la cara con responsabilidad”, enfatizó Harman

Por su parte, el gobernador, Juan Guillermo Zuluaga, a finales del año, ordenó a su equipo de la secretaría de Medio Ambiente crear una mesa de trabajo con las comunidades para la construcción del Plan Ambiental que ayude a mitigar el impacto de la explotación petrolera en la vereda Vegas del Guayuriba, la más afectada en Villavicencio.

“Nosotros siempre hemos manifestado nuestra inquietud por esa carga contaminante sobre el río, pero nadie nos había escuchado. Sin embargo, la preocupación creció cuando nos enteramos de que se estaba tramitando la construcción de un tubo de vertimientos de
42 pulgadas, más grande que el actual que es de 36 pulgadas. A estas alturas nos preguntamos ¿qué tan honesta es Ecopetrol con la protección hídrica”, cuestionó Liliana Marín, veedora en la vereda Vegas de Guayuriba.

Lea también: 13 aserradores del municipio de Puerto Concordia no talarán más árboles

Ecopetrol ha insistido en que cumple con los parámetros definidos por las autoridades ambientales con relación a los vertimientos en el río Guayuriba y que realiza monitoreos permanentes a ese cuerpo de agua para asegurar los estándares de calidad exigidos.

Sin embargo, ante ese pronunciamiento, también hay cuestionamientos, pues varios conocedores del tema han manifestado que los estándares que exigen las autoridades de licencias ambientales son demasiado bajos, no son exigentes y por ello quien termina afectándose es el medio ambiente.

“Lastimosamente nuestra normativa ambiental es muy laxa y permite unos vertimientos muy amplios. Así como somos el mayor productor de petróleo, también tenemos el más grande vertimiento, que es precisamente sobre el Guayuriba. Por eso se necesita un plan de recuperación de río, que debe ser modelo nacional”, dijo el director de Cormacarena.

A la preocupación de lo que sucede en el Guayuriba, se suma el hecho de que Ecopetrol tiene otros vertimientos importantes en otros ríos como el Suria, Ocoa y Acacías, sin
contar las autorizadas a otras empresas de hidrocarburos diferentes a la estatal.

Investigación

Para la doctora Yohana María Velasco-Santamaría, líder del Grupo de Investigación en Biotecnología y Toxicología Acuática y Ambiental de la Universidad de los Llanos, ha desarrollado tres proyectos de investigación relacionados con la carga contaminante de la industria petrolera en ríos cercanos a Villavicencio.

Lea también: Asociaciones de ganadería, caucho, cacao y turismo fortalecen la implementación del PDET

Para la investigadora, es claro que, por ejemplo, el río Ocoa también tiene un alto índice de carga contaminante: “la calidad del agua de los ríos cercanos a las ciudades ha disminuido drásticamente durante décadas debido a la contaminación. El río Ocoa a su paso por
Villavicencio recibe grandes volúmenes de aguas residuales industriales. Para establecer el efecto de la contaminación, bioquímica e histopatología se evaluaron biomarcadores en las branquias y el hígado de dos especies de peces nativos”, explicó la doctora en su investigación.

Se recogieron muestras en el nacimiento del río y luego de su paso por Apiay. Los peces tenían trazas de hidrocarburos en sus branquias, además de que la temperatura de las aguas era más alta cercana a los pozos de producción.

“Las normatividades nacionales son muy laxas. No se exige, por ejemplo, estudios de los estados de salud de los peces antes y después de las descargas, dijo Yohana Velasco-Santamaría, quien indicó que se hacen observaciones similares sobre otros afluentes, como en el río Acacías.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter