Comunidades le apuestan a sustitución de cultivos en Meta y Guaviare

Tomado de Fundación Paz y Reconciliación

Para algunas personas el regreso del glifosato detendrá las denuncias realizadas por algunos medios respecto a los “falsos positivos” en la erradicación manual, sin embargo, las posibles afectaciones ambientales del químico podrían derrumbar esfuerzos por reforestar los departamentos de Meta y Guaviare.

Por Camilo Gallo |

La polémica alrededor de la aspersión aérea para la erradicación de cultivos ilícitos se intensificó tras la publicación del Decreto 380 del 2021 para reglamentar esta actividad y es requisito del Consejo Nacional de Estupefacientes para citar a discusión el tema para posteriormente aprobar las fumigaciones.

Como se recordará, la Corte Constitucional ordenó suspender las fumigaciones aéreas con glifosato en 2017, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cambiara la clasificación del glifosato a 2A, que representa a los “posiblemente cancerígenos”, sin embargo, para reanudar su uso exigió que incluyera una evaluación de riesgo en los 15 departamentos con cultivos de coca, estudio que realiza la Universidad de Córdoba.

Lea también: Menonitas invaden ecosistema ancestral

Según datos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONODC), en el país a febrero de este año se tenían identificados 154.475 hectáreas de cultivo de coca, de las cuales 1.466 se encuentran en el Meta.

Por lo anterior, el estudio indaga la mecánica de la aspersión en cinco municipios del Meta: La Macarena, Puerto Rico, Vista Hermosa, Puerto Lleras, Puerto Concordia; y cuatro de Guaviare: Calamar, El Retorno, Miraflores y San José, en donde se analizará la frecuencia de lluvias, la velocidad del viento, las fuentes de agua y la distancia de las viviendas de los cultivos, entre otros aspectos.

“Se tiene previsto que en todo el departamento del Guaviare se aspergen alrededor de 1.500 hectáreas de cultivos. Le veo como ventaja es que en medio de este conflicto se arriesgan menos vidas de personas dedicadas a la erradicación, pero, hay que aclarar que lo que se busca como administración es darles oportunidades a nuestros campesinos apoyando las políticas de sustitución concertada con la comunidad de estos cultivos. No nos parece lo de la aspersión”, manifestó el alcalde de Calamar, Rohymand Giovanny Garcés.

Lea también: Ahora sí subirá precio en peajes de la vía al Llano

El alcalde resaltó que espera lograr acuerdos para que con ayuda de las comunidades se logre erradicar de manera manual estos cultivos. De acuerdo al último reporte publicado por el SIMCI, Calamar reporta 144.52 hectáreas de cultivos de uso ilícito.

Tomado de Mongabay Latam

Puerto Lleras se encuentra incluido en los estudios para determinar posibles riesgos por aspersión aérea, sin embargo, la alcaldesa del municipio solicita que se estudien proyectos productivos alternos a la imposición de esta modalidad.

“No se han agotado otras rutas como los proyectos productivos u otras alternativas para llegar a la sustitución voluntaria, en el municipio no hemos agotado esas etapas para que ya se llegue a un tema de erradicación por aspersión aérea. Nuestro municipio ni siquiera está en los programas de sustitución de cultivos ilícitos PNIS. Hemos elevado las solicitudes, pero no hemos recibido mayor información”, destacó la alcaldesa de Puerto Lleras, Johana Gutiérrez.

Lea también: Puerto Concordia sin sitios vedados para el turismo

Añadió que ha solicitado a la Dirección Nacional de Estupefacientes que se haga un mayor proceso de socialización con la comunidad, porque solo se hicieron audiencias públicas virtuales, aun cuando las personas involucradas en estos cultivos no tienen conectividad a internet.

Campesinos protestan por aspersión

El Consejo Nacional de Estupefacientes será quien determine las áreas a fumigar una vez se emitan los conceptos ambientales por parte de la Autoridad de Licencias Ambientales y del Instituto Nacional de Salud.

De acuerdo a lo anterior se contempla que no se podrá asperjar en Parques Nacionales Naturales, Naturales Regionales, Páramos, Humedales categoría Ramsar (hábitat de aves) y manglares, cuerpos de agua y centros poblados. Igualmente, se debe hacer consulta previa a la aspersión en caso de que se afecte a comunidades indígenas o étnicos.

Lea también: Invertirán en infraestructura turística para el Meta

“Seguirá el desarrollo alternativo de la sustitución voluntaria, se mantendrá la meta de erradicar manualmente 130.000 hectáreas, pero también habrá un esfuerzo especial que permite este nuevo decreto (380 del 2021) de aspersión por precisión”, indicó el ministro de Defensa, Diego Molano.

Algunas asociaciones de campesinos protestan contra este decreto indicando que con la aspersión aérea no sólo afecta a los cultivos ilícitos, sino a todas las plantaciones del sector, por lo que solicitan que se agoten las alternativas.

“Yo estoy de acuerdo con todo lo que nos quite el maldito enemigo del narcotráfico, porque mata, entierra minas antipersona, recluta niños, genera extorsiones, así que cualquier medida que se tome frente a la decisión de frenar los cultivos de coca yo estoy de acuerdo, porque el enemigo real es el narcotráfico”, manifestó a PDM el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga.

En 2020 fueron erradicadas 6.429 hectáreas de cultivos ilícitos, mientras que en lo corrido de este año se han intervenido 1.155 hectáreas en este mismo departamento.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter