Lo mejor, a los niños – Opinión

Publicada y tomada de El Heraldo.co
  1. Por Carolina Piñeros Ospina| Directora Ejecutiva de Red PaPaz 

Entre todos debemos dar una voz de aliento y apoyo a todas aquellas familias que están con sus niñas, niños o adolescentes confinados en casa 24/7 y más para aquellas familias que ni siquiera tienen una casa en dónde pasar la cuarentena. Muchos adultos que están viendo mermados sus ingresos, sus posibilidades de desarrollo y truncada su viabilidad como familias, es ahora cuando nuestro país debe honrar el mandato constitucional “los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás”.

Esta situación que estamos viviendo debe ser una inspiración a la grandeza, en donde todos sacrifiquemos algo, no lo que nos sobra, sino algo que realmente nos cueste. Sin duda ha habido muchas muestras de humanidad en estos días que nos han conmovido.

Pero debemos estar dispuestos a sacrificar más. Esto hay que hacerlo porque precisamente las brechas de inequidad son enormes, lamentablemente no sabemos reconocer el dolor del otro, ¿cómo vamos a hacer para verlo ahora? Desde Red PaPaz proponemos a todos aquellos que tienen una posición de liderazgo que empiecen dando ejemplo, pensando en que cada decisión la tomen pensando en los niños y adolescentes.

Confío en que seremos capaces de encontrar salidas como sociedad, por eso, vamos a decirle a todos las niñas y niños que sí hay esperanza, que se está despertando una nueva Colombia, más solidaria, justa, con sentido ético, y que lograremos la equidad.

Habremos aprendido la lección más importante que es poner en el centro de nuestros quehaceres a la niñez y adolescencia, los invitamos a que desde ahora todos estemos conectados para cuidarnos. Esta es una conversación que queremos generar a través de este hashtag #ConectadosParaCuidarnos, para ayudar a los adultos a entender de qué manera podemos hablar con nuestros hijos sobre la salud, la vida, las emociones y, también, sobre la enfermedad y la muerte, para entender cómo dar esperanza, cómo solidarizarnos con las demás familias que la están pasando peor y cómo buscar respuestas a la compleja realidad que nos ha tocado vivir.