Los niños, en la ruta de la paz

La masacre de los niños en San Vicente del Caguán (Caquetá) mediante un bombardeo a un campamento de disidencias de las Farc, despertó de nuevo la indignación por la crudeza de la guerra en el país.

Aunque el reclutamiento forzado fue uno de los temas tangenciales que se tocó en las innumerables polémicas surgidas a raíz de la denuncia, su prevención sí resulta crucial para que estos hechos no vuelvan a ocurrir.

Por eso con el propósito de contribuir a la reconciliación desde una perspectiva de prevención dentro de los procesos de reintegración y reincorporación, desde el año 2010, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) implementa la estrategia de prevención y no repetición de hechos violentos ‘Mambrú’, la cual tiene como objetivo fortalecer entornos protectores de niños y jóvenes.

A partir del mes de septiembre y durante un año, más de 1.000 niños y jóvenes de 27 municipios de Colombia son los protagonistas de esta estrategia, que actúa sobre factores de riesgo como la presencia de actores armados y bandas de delincuencia común, el tráfico y consumo de estupefacientes y situaciones de violencia intrafamiliar, entre otros, generando alternativas para el uso del tiempo libre en niñas y niños.

Lea tambien: Un nuevo aire para el arte

En el desarrollo de esta estrategia, niñas, niños y jóvenes se vinculan a escenarios participativos; conocen sobre sus derechos y deberes, liderazgo y sana convivencia; potencian sus conocimientos y habilidades e identifican los riesgos y amenazas a los que se enfrentan y sus posibles soluciones, al mismo tiempo que se fortalecen iniciativas locales artísticas, comunicativas, deportivas o de emprendimientos sociales.

“Desde la ARN realizamos una intervención decidida, generando escenarios para el desarrollo de capacidades y buen uso del tiempo de niñas, niños y jóvenes, para contribuir a la protección de sus derechos.
Con esta estrategia encuentran alternativas diferentes para su vida y así contribuimos a prevenir su vinculación a cualquier tipo de violencia”, explica Andrés Felipe Stapper Segrera, director general de la ARN.
En 2019, ‘Mambrú’ trabaja de la mano con niñas, niños y jóvenes de 18 departamentos de Colombia: Antioquia, Atlántico, Caldas, Caquetá, Cauca, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, Guajira, Guaviare, Huila, Meta, Nariño, Putumayo, Risaralda, Santander, Sucre y Valle del Cauca.

Lea también: Buscan salvar un pulmón del mundo

Con 142 intervenciones de esta estrategia, beneficiando a 6.881 niños y jóvenes de 74 municipios de Colombia, la ARN ha contribuido a prevenir su vinculación a diferentes formas de violencia y ha fortalecido liderazgos transformadores en las comunidades.
Esta, la quinta edición de ‘Mambrú’, tiene como novedad la inclusión del enfoque de género para reconocer la participación de las niñas, adolescentes y mujeres en la estrategia; y un enfoque de emprendimiento e innovación social, que busca el fortalecimiento de habilidades y competencias para que los jóvenes puedan generar un espacio para el desarrollo de una actividad económica para su beneficio y el de su comunidad.

En cada municipio, ‘Mambrú’ fortalece los talentos de niños y jóvenes en música, deportes, danzas, entre otros temas, y les brinda alternativas para que aprovechen al máximo su tiempo, motivándolos a soñar con un futuro inspirador, en el que son capaces de alcanzar y de hacer realidad su sueño de convertirse en artistas, deportistas, inventores o emprendedores.

‘Mambrú’ es una de las estrategias del Modelo de Trabajo con Comunidades de la ARN, que busca contribuir a la paz, la estabilización y el desarrollo regional en los territorios.
A partir del mes de septiembre y hasta agosto de 2019, también se implementan 35 intervenciones del Modelo de Fortalecimiento Comunitario para fortalecer la convivencia y la reconciliación entre excombatientes y habitantes de las comunidades.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta