Los retos de la sostenibilidad de la palma de aceite

Alexandre Cooman, director General de Cenipalma, dijo a Periódico del Meta que la palmicultura se ha consolidado en Puerto Gaitán a tal punto en que hoy en día hay alrededor de 30.000 hectáreas sembradas en palma.

El crecimiento ha sido rápido y muy interesante porque muchos pensaban que la palmicultura no era tan viable en la Altillanura por lo difíciles que son los suelos. Sin embargo, nos dimos a la tarea de generar un ambiente sano para que haya un cultivo eficiente y muy exitoso, dijo.

Además, señaló que el objetivo de ellos no es crecer en cantidad, sino tener buenos cultivos de palma. Nos interesa que haya diversidad de cultivos, por eso debemos estar en constantes investigaciones y entender cómo las nuevas tecnologías nos ayudan a ser más eficientes y a generar más valor en el cultivo”.

Alexandre Cooman, director de Cenipalma.

Cooman precisó que, aunque Colombia tiene una productividad promedia de 3.5 toneladas de aceite por hectárea año, eso no es suficiente.

La producción tiene que aumentar, no solo con más fertilizante o mano de obra, sino buscando que esos cultivos sean más eficientes a través de nuevo procesos, por eso trabajamos lo que es física, biología y microbiología de suelo para que esas plantas puedan absorber con mayor eficiencia los nutrimentos, explicó,

Frente a eso, indicó que no es lo mismo trabajar en biología de suelo en Puerto Gaitán y el piedemonte llanero, que en Tumaco y la zona norte del país. “Entonces hay unos trabajos que realizamos a nivel nacional, pero otros que nos tocan complementar en casa subzona por la especificidad que se tiene”.

Por ejemplo, Meta por ser el primer departamento palmero del país con cerca de 250 mil hectáreas sembradas, es una de las zonas más importantes donde Cenipalma hace presencia directa con un campo experimental.

Lea: Campo | Palmicultores van por deforestación cero

Allí hacemos mucha investigación, validación y extensión para los palmicultores del Llano. Tenemos un programa muy completo porque abarcamos muchos aspectos de la producción, el beneficio y la transformación del aceite para tener realmente una identificación muy clara de lo que se necesita a futuro”, dijo el director.

Así mismo, puntualizó en que trabajan en temas genéticos con el propósito de tener más cultivos de palma a futuro y en los procesos de extracción y transformación para que cada vez sean más precisos y de menor impacto ambiental.

Respecto a si estos cultivos ayudan a contrarrestar las emisiones de carbono, Alexandre Cooman manifestó que al ser tan eficiente la siembra, esta tiene una alta absorción de dióxido de carbono y se convierte, además, en un buen fijador de carbono.

También hay otros procesos para convertirlo en biocarbono. Así buscamos innovar y generar valor adicional en la planta de beneficio, tanto ambiental como económico”.

Puede interesarle: Campo | Los ‘núcleos del empleo’ en zonas palmeras

En el llano hay algunos grupos palmeros que ya tienen encaptados sus lagunas de oxidación, es decir que están captando el gas metano y utilizándolo para energía, lo que genera un gran beneficio al medio ambiente.

En cuanto a las enfermedades fitosanitarias, Cooman mencionó que después de décadas de investigación encontraron el agente causal de la enfermedad de marchitez letal, un microrganismo difícil de controlar.

Aun así, es importante saber también cómo se llama, cómo se comporta para que podemos ir generando en estos años planes de manejo más concisos y efectivos para el control de la enfermedad”.

Y agregó: por tercer año consecutivo hemos visto una disminución de los casos en el Llano, eso significa que ese trabajo mancomunado entre empresas y el Centro de Investigación está surtiendo efecto”.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter