Los retos de la sostenibilidad económica

Actualmente en el Meta se desarrollan proyectos verdes con productos forestables no maderables que priorizan especies como cacay, asai, achote y sacha inchi.

El departamento del Meta tiene dentro de sus prioridades luchar contra la deforestación como amenaza para la biodiversidad, el ecoturismo, y el aumento del carbono en la económica regional.

La mitigación de calentamiento global cada vez toma mayor atención ante los efectos que causa en el desarrollo de la calidad de vida de las personas. En la Cumbre sobre la Acción Climática realizada en la ciudad de New York, 70 naciones se comprometieron a llevar sus economías a la neutralidad en carbono para la mitad de este siglo, con el propósito de lograr los compromisos estipulados en el Acuerdo Climático de París en respuesta a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Recientemente, el departamento del Meta fue evaluado frente a su potencial de crecimiento verde con el propósito de involucrar dinámicas de sostenibilidad en su desarrollo. La evaluación fue realizada por el Global Green Growth Institute (GGGI), institución que adelantó este proceso en articulación con entidades a nivel regional y nacional. Dentro de los resultados, se evidenció la situación del Meta frente a indicadores en Colombia, Latinoamérica y países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Precisamente, el estudio arrojó la cantidad de carbono en la economía del departamento con un valor que asciende a los 0,78 kilos por cada dólar del Producto Interno Bruto (PIB), una cifra alta con relación al promedio nacional, el cual se encuentra en 0,52 Kilos. Los municipios con mayor tasa de emisión de dióxido de carbono son La Macarena, Puerto Rico, Mapiripán y Puerto Gaitán.

“El fenómeno tiene mucho que ver con el aumento de la deforestación, la cual libera gran cantidad de carbono en la atmosfera, un ejemplo es La Macarena que paso de 5.238 hectáreas deforestadas en 2016, a 18.680 hectáreas en el 2018, representando el 9% de la deforestación a nivel nacional. A esto se suma una alta tasa de motorización que implica un mayor uso de combustibles fósiles contaminantes”, explica Mónica Parra, economista senior del Global Green Growth Institute.

Lea también: Los candidatos a la Gobernación hablan de medio ambiente y deforestación

Este diagnóstico permitirá reconocer los problemas prioritarios para el departamento en temas de crecimiento económico, sustentabilidad ambiental e inclusión social, y así posicionar el crecimiento verde en los planes de desarrollo, enfocados especialmente en los candidatos que sean elegidos en las votaciones del próximo 27 de octubre.

Dentro de los resultados se encuentra el Meta como uno de los mayores consumidores de energía eléctrica en el sector industrial junto a Bogotá y Antioquia. Además, se identificaron ineficiencias en la productividad del agua que es de 5,7 dólares por metro cubico, mientras que en un país de Latinoamérica esta puede ascender a 16 dólares, es decir, se debe generar mayor producción económica con menos uso de agua.

El sector agropecuario como vocación del departamento evidenció bajos índices de productividad con 18.342 dólares por kilómetro cuadrado al año, mientras que la media nacional puede superar los 50.000 dólares al año, precisamente,  un estudio de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (UPRA), evidenció el mal uso de los suelos, “vemos como la agricultura tienen una vocación de 24,5%, y está en uso solo el 7, 9%, caso contrario a las áreas de pastoreo que ascienden 35,9% con una vocación del 3,5%”, aclara Mónica Parra.

Frente al tema de innovación, el Meta está ubicado en el puesto 26 de 32 departamentos, lo que dificulta la productividad económica y sostenible, reflejado en dimensiones como: capacidad de implementación de políticas y regulaciones, diversificación de la canasta exportadora, capital humano e investigación, y esperanza de vida escolar.

Otros aspectos analizados, son el aprovechamiento de residuos sólidos y la calidad del agua para el consumo humano. El Meta tiene un desempeño inferior al promedio latinoamericano (5,0%) y nacional (5,1%) con solo 3,58% frente a la utilización de residuos. Sin embargo, el reciclaje aumentó en Villavicencio, ya que en el 2017 se aprovecharon 7.157 toneladas de residuos, cifra que ascendió a 22.965 toneladas en el 2018.

En cuanto a la evaluación de la calidad del agua para el consumo humano, esta es medida por el Instituto Nacional de Salud, entidad que clasificó el agua del Meta con riesgo medio, no obstante, en municipios como Cubarral y Mesetas es catalogada como inviable sanitariamente, los demás se encuentran en categorías medias a excepción de Puerto Rico que no posee riesgo en sus aguas.

Estos datos ofrecen una visión frente a los temas priorizados en el Taller de Consulta y Priorización para la Evaluación de Potencial de Crecimiento Verde para el departamento del Meta, el cual contó con la participación de 120 personas de la región expertas en temas económicos, ambientales y de sostenibles, enfocados en la deforestación; preservación de la biodiversidad; innovación y modernización tecnológica; generación de emisiones de gases de efecto invernadero; y producción y uso de energías renovables, como temáticas fundamentales en el plan de trabajo del próximo gobernador.

Política Nacional

El Global Green Growth Institute (GGGI), es un organismo internacional público establecido en Corea del Sur, que promueve el crecimiento económico ambientalmente sostenible y socialmente inclusivo a través de un modelo que combina asistencia técnica a los gobiernos con equipos integrados en los países miembros, además de movilizar el financiamiento hacia proyectos en estos territorios.

En el 2018, el Consejo Nacional de Política Económica y Social aprobó el Documento CONPES 3934, en el cual se formula la Política de Crecimiento Verde en Colombia, cuyo objetivo es impulsar para el año 2030 el aumento de la productividad y la competitividad económica del país, al tiempo que se asegura el uso sostenible del capital natural y la inclusión social de manera compatible con el clima.