Manuel Antonio Díaz habló sobre el accidente en la vereda El Carmen

Tres días después del trágico accidente que terminó con la vida de niños, mujeres y hombres y que enluta a muchas familias villavicenses, rompió el silencio Manuel Antonio Díaz, señalado de ser el dueño del predio La Esmeralda, ubicado en la vereda El Carmen de Villavicencio, donde fallecieron 7 personas.

En rueda de prensa, Díaz afirmó que no es el dueño, ni el administrador de la Finca La Esmeralda, donde sucedieron los trágicos hechos, que lo tienen en la mira de la opinión pública.  Pese a que su nombre aparece en algunos requerimientos que hace Cormacarena, el hombre señaló que lo único que lo conecta con los terrenos mencionados es una propiedad de nombre El Recuerdo que tiene en esa zona. “Hay una falta de conocimiento por parte de la entidad ambiental, sobre quien es el dueño de cada predio, cuáles son los linderos de cada predio; entonces se ha prestado mucho la confusión y resulta que muchas personas les dan como propietarios de unos predios sin serlo. Ahí ha habido un gran enredo, a mí personalmente me adjudicaron como dueño del predio La Esmeralda, cuando nunca lo he sido”, comentó Manuel Díaz.

Así mismo, argumentó que una de las principales razones por las que ha venido dando declaraciones a la prensa, es porque su hija, quien al parecer es la administradora del lugar, se encuentra bastante afectada con la tragedia que ocurrió el día lunes y que dejó siete muertos, entre ellos dos menores.

Sobre el mal estado en que se encontraba la infraestructura, además de la falta de mantenimiento y control del colgante, el hombre afirmó que “al revisar el puente no estaba en condiciones de que colapsará”, además, en su defensa adujo que hubo factores externos que se presentaron y que están en materia de investigación, que determinarán que sucedió con el colgante. “La guaya que se reventó es un cable de 5/8 de pulgada en alma de acero, capaz de resistir más de 70 personas, un solo cable, pero hay que tener en cuenta que son dos cables, o sea que se generaría el doble de la resistencia. En el punto de ruptura existen a simple vista nociones o indicios de que este cable pudo ser manipulado en manos criminales”, sostuvo el señor Díaz.

Sin embargo, en el reporte entregado por el Cuerpo de Bomberos de Villavicencio, durante el  primer Consejo de Gestión del Riesgo del 2017,  que se realizó  este martes quedó claro que la inspección efectuada por autoridades locales y organismos de socorro descartó la participación de manos criminales como origen de la tragedia.

En este predio, según lo informó Cormacarena a la fecha son cinco los procesos administrativos que se adelantan por captación de aguas de manera ilegal, vertimientos, represamiento de aguas y sanción con demolición de una piscina, un kiosco y el inicio de obra de unas cabañas, que han generado daño y riesgo ambiental en esa zona.

La corporación ambiental aclaró que respecto a los puentes, estos fueron construidos en predios de carácter privado y que de acuerdo a lo manifestado de manera reiterativa por sus propietarios en los procesos adelantados por este ente ambiental, se utilizan para la comunicación y desplazamiento de los residentes de esta zona a sus lugares de trabajo y vivienda, cumpliendo una labor de servidumbre.

Cormacarena aseguró que no conoce oficios o peticiones realizados por los ciudadanos que hayan sido remitidos a esta corporación allegando queja alguna sobre el estado de los puentes, todos los demás requerimientos que ha recibido esta autoridad ambiental han sido atendidos y respondidos dentro de los términos de ley aun si estos no correspondan a las funciones propias de la entidad en cuyo caso se ha guiado al usuario ante el ente competente. Este puente se ubica dentro de una propiedad de carácter privado, por lo tanto, la reparación y mantenimiento de sus instalaciones están a cargo de los propietarios del mismo.

Cormacarena está haciendo acompañamiento al Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) para verificar posibles afectaciones ambientales en el área de los hechos, además de apoyar la gestión de investigación.