Más allá de bañarlo

Cuando el bebé supera los seis meses de edad, se puede aplicar protector solar en las partes del cuerpo más expuestas.

Las caricias son importantes para estimular el desarrollo motriz y acercar el afecto de los padres.

Durante los primeros días después del nacimiento, por su condición de ser muy frágil, el bebé necesita de una serie de cuidados y atenciones que van a facilitarle su proceso de adaptación a la vida extrauterina, especialmente si el tiempo de gestación ha sido inferior a 40 semanas.

Su desarrollo adecuado se conseguirá fácilmente atendiendo sus necesidades de alimentación, higiene, sueño y mucho afecto.
Es importante tener en cuenta que la barrera de la piel es inmadura, por lo que la limpieza debe realizarse con productos suaves, puros y delicados diseñados especialmente para que mantengan el funcionamiento normal de la piel favoreciendo su hidratación para
conservarla saludable.

Se recomienda realizar la higiene una vez al día con toallitas humedecidas o esponja y después se aplicará crema hidratante en la piel del bebé, evitando la zona de cordón. Limpiar y secar bien los pliegues de la piel para evitar irritaciones es una recomendación
importante.

La recomendación principal dentro de los cuidados de enfermería es usar productos indicados para estos primeros días de vida, con pH ligeramente ácido, libres de
químicos, fragancias alergénicas y colorantes, clínicamente comprobados, que no dejan residuos y se absorben rápidamente para evitar reacciones que alteren el normal desarrollo de la piel la cual toma varios meses en desarrollarse.

Lea también: Meta contra la automedicación

“Para el cuidado de la piel de los niños actualmente la mejor opción son los productos con 90% de ingredientes de origen natural, suaves, libres de colorantes, parabenos y sulfatos, lo que los hace ideales para proteger la delicada piel de los bebés”, explica Janeth Moreno, profesional de la salud explica.

Las rutinas cotidianas como el momento del baño y el masaje son oportunidades ideales para realizar la estimulación multisensorial a través de la cual el bebé siente, observa, huele y escucha favoreciendo su capacidad de aprender, pensar y crecer. Por lo tanto, la
hora del baño es más que solo limpieza, le proporciona satisfacción a la vez que lo ayuda a relajar, por lo que podemos decir que es una experiencia sensorial maravillosa que conecta a la madre con su bebé contribuyendo a que tenga un desarrollo feliz y saludable.

“El baño tiene un poder relajante en todos los bebés», dice Janeth Moreno Así que es importante realizar un baño de inmersión con agua tibia entre 36.5°C a 37°C en un sitio cálido libre de corrientes de aire. La bañera más adecuada es la bañera infantil portátil de goma o plástico alta, que permita un buen manejo del bebé.

Durante el baño se deben utilizar productos como el baño líquido de recién nacido que tiene pH fisiológico, es hipoalergénico y es libre de colorantes, parabenos, sulfatos y
ftalatos, seguido de un suave masaje con la crema Líquida”, afirma la profesional de la salud.

Cuidar la piel y el pelo de los bebés y los niños no requiere cambios drásticos, ni significa gastar una suma increíble de dinero, se trata de elegir cuidadosamente los productos más suaves de marcas reconocidas.

Le puede interesar leer: El poder de la sencillez