‘No habrá barrida en Unillanos’, dice su Rector

El rector de la Unillanos dice que confía en que las tutelas pendientes en contra de su elección no prosperen y se recupere totalmente la gobernanza. Foto: Unillanos

Habla bien el portugués, de hecho, su doctorado en reproducción animal lo hizo en  la Universidad de Sao Pablo (Brasil) y lo terminó en 1994. Es médico veterinario, lleva 30 años como profesor de la Universidad de los Llanos y es uno de sus exponentes más representativos en materia de investigación.

Pablo Emilio Cruz Casallas (P.C.) asumirá desde este primero de enero su cargo como rector de este centro público de educación superior, el más importante de los Llanos, ya no como encargado sino en propiedad. Luego de un accidentado proceso de elección que demostró los diversos intereses que tiene la alma máter de los llaneros, el reto será presentar a la Unillanos como una universidad realmente independiente de los poderes políticos de la región.

Periódico del Meta (PDM) dialogó con él para preguntarle cuáles serán sus prioridades y los planes estratégicos que adelantará como rector.

PDM: ¿Qué piensa sobre este accidentado proceso eleccionario?

P.C.: Fueron situaciones que no debieron ocurrir. La universidad como institución merece una consideración especial y respeto; es la que debe dar ejemplo en lo que hace. Lamentablemente hay personas que anteponen sus intereses personales o los de sus grupos políticos a los de los verdaderos intereses de la Universidad.

PDM: ¿Aún hay pendientes tutelas contra su elección?

P.C.: Sí. Seguramente fallarán hasta enero debido a la vacancia judicial, esperemos que lo hagan con la lógica y prevalezca la institucionalidad.

PDM: ¿Cuáles son los argumentos de las tutelas?

P.C.: Normalmente la elección debe ser el 26 de octubre, pero como hubo recusaciones entonces tocó esperar hasta que se resolvieran, lo que hizo que se retrasara el proceso de elección. Alegan que se violó el debido proceso, pero ya se han fallado dos a favor de la universidad con los mismos argumentos.

PDM: ¿Cree que Jairo Frías debió dar un paso al costado al término de su proceso por Llanopetrol?

P.C.: Si, debió renunciar. Él ha cuestionado mucho mi actuación como rector encargado pero lo que hicimos fue solucionar problemas y sacar adelante la universidad para que no se detuviera. Fueron situaciones que se pudieron corregir a tiempo para no afectar a la institución.

PDM: ¿Cómo garantizará que Unillanos será independiente de los poderes políticos de la región?

P.C.: Puedo decir con absoluta certeza y tranquilidad que nunca acudí a ellos (políticos de la región). No existe, no hay una fotografía, una entrevista, una llamada telefónica o cualquier evidencia de reunión con la clase dirigente política regional.  El primero que me llamó fue (el representante a la Cámara) Alejandro Vega, a quien no conozco personalmente. La semana pasada me llamó la senadora Maritza (Martínez), para hablar de un tema en común que es la sede Boquemonte.

PDM: Pero tendrá que acudir a ellos…

P.C.: Lógico. En la Universidad deben confluir las fuerzas políticas para apoyarla, sacarla adelante y sirva de herramienta para el desarrollo regional y del país.

PDM: Pero insisto, ¿cómo no perder la independencia académica?

P.C.: La independencia se demuestra con la actuación. Por ejemplo, no llegaré a cambiar personal porque pienso que hay que aprovechar la experiencia de la gente. Tendré un círculo pequeño de confianza pero por ejemplo la vicerrectora académica, el vicerrector de recursos universitarios, la asesoría jurídica, el secretario General y en otras dependencias. Son personas que conocen los temas y no habrá barrida en la universidad.

PDM: ¿Cuál es su principal reto?

P.C.: Definitivamente será lograr la acreditación institucional. Es una misión que tenemos desde hace varios años. En agosto pasado tuvimos la visita de los integrantes del Consejo Nacional de Acreditación, y estamos a la espera del informe, pero creemos que la Unillanos cumple para lograr esa acreditación institucional. Haremos un plan de autoevaluación que generará unos planes de mejoramiento que tendremos que encarar prioritariamente.

PDM: ¿Eso pasa por fortalecer la planta docente?   

P.C.: Por supuesto. Debemos disminuir la ocasionalidad que es un problema de todas las universidades públicas. Pero también haremos una revisión de nuestra reglamentación institucional, incluido el Estatuto General.

PDM: ¿Y la prioridad desde la primera semana de enero?

P.C.: Sin duda, recuperar la normalidad académica. Debemos plantear una estrategia para recuperarla y en eso será vital que lo pactado con el presidente Iván Duque se comience a cumplir, en especial con los compromisos económicos.

PDM: ¿Qué pasará con la sede de Granada?

P.C: Nuestra sede Boquemonte va muy bien. Ya se firmó un convenio con Ecopetrol para terminar las obras de urbanismo y la dotación. Queremos ofrecer allá los pregrados en zootécnica y administración de empresas y la especialización en gestión de proyectos, además de cursos no curriculares como diplomados y cursos de centros de idiomas.

PDM: ¿Estos problemas extracadémicos pesarán negativamente para lograr la acreditación?

P.C.: Cuando en octubre estuvieron los pares académicos, la primera recomendación fue que la universidad debía recuperar su gobernanza, pues se llevaba un año y medio con rector en encargo. Por fortuna conozco muy bien la universidad y  eso permitió que no hubiera tantos traumatismos y compensó un poco la interinidad.

PDM: ¿Su experiencia fortalecerá la investigación en la Unillanos?

P.C.: La universidad no está rezagada, lo que ocurre es que muchas veces las investigaciones no trascienden. En materia de grupos de investigación, si se compara con universidades del mismo tamaño, Unillanos tiene más reconocidos. En 32 universidades nos ubicamos de 14 y eso nos permitió recibir recursos importantes.  Creo que toca “cacarear más los huevos” y en eso los medios de la región son importantes.

PDM: ¿Qué hará la universidad cuando se acaben los recursos por estampilla?

P.C.: Nos quedan tres años de estampilla, pero hay un buen ambiente en el Congreso para prolongar su vigencia. En las universidades Nacional, de Córdoba e Industrial de Santander acaban de aprobarlas. Hay que hablar con los congresistas para que apoyen esa gestión. Debemos también hacer ajustes para reducir gastos y ahorrar.

PDM: ¿Qué mensaje le da a la comunidad académica?

P.C.: Que comencemos a hablar de la Unillanos con otro enfoque para considerarla como una institución que contribuye al desarrollo regional. Que la blindemos de todos los intereses personales y grupales y sobretodo que confiemos en ella para que sea un centro de pensamiento.