Nos interesa el diálogo con la alcaldía: Uber

Cuatro meses completó el servicio Uber en Villavicencio y aunque no ha generado los  niveles de agresión que provocó en Bogotá, los taxistas formales guardan recelo frente al impacto que pueda tener en su negocio hacia futuro.

 

Algunos de los conductores que se afiliaron a la tecnología de Uber en esta capital, manifestaron que entre tener un vehículo parqueado o generar ingresos adicionales para sus casas, prefieren ponerlo a rodar y prestar un servicio a la ciudad.

 

periodicodelmeta.com consultó a Cristina Villarreal, vocera de la empresa para la Región Andina, quien explicó que hasta ahora los conductores en Villavicencio son sobre todo personas desempleadas, estudiantes, amas de casa, emprendedores y personas que no están interesadas en emplearse tiempo completo.

“Nuestra experiencia en Villavicencio ha sido muy positiva. Llegamos hace tres meses a la ciudad y hemos encontrado que las personas están confiando en Uber como una alternativa adicional para su movilidad. Así mismo, que los socios conductores villavicenses que están manejando con Uber han encontrado una oportunidad de emprendimiento con ingresos dignos y flexibles”, dijo Cristina Villarreal.

Aclaró que la compañía tecnológica está a favor de la regulación y que les interesa conversar con las autoridades locales para que conozcan cómo Uber puede mejorar la movilidad de la ciudad, la seguridad en el transporte y la
economía de los hogares.

 

La vocera anunció que en marzo un grupo de ciudadanos representantes de la campaña Cambia El Chip se inscribió ante la  Registraduría Nacional para iniciar el recaudo de firmas que respalden la regulación de transporte privado por medio de aplicaciones, como la que actualmente cursa en el Congreso de la República. 

 

“Uber apoya esta iniciativa, precisamente porque compartimos la premisa de crear unas reglas claras para darle certeza a una nueva categoría de transporte que le ha traído beneficios a los colombianos”, añadió la ejecutiva.

Ustedes dicen que la de ustedes es una “actividad no regulada” ¿no es lo
mismo que decir que es ilegal?

No. En esa lógica serían “ilegales” todas las innovaciones que llegan al
país porque no hay regulaciones escritas para su funcionamiento. De hecho,
Bogotá ha intentado varias veces crear un marco legal para prácticas
comunes de carro compartido que se realizan en universidades, empresas e
instituciones estatales desde mucho antes de la llegada de Uber. Esperamos
que con iniciativas como el proyecto de ley de apps para transporte privado
ese vacío quede superado.

 

En un país como Colombia donde la legislación de manejo de información
tecnológica es precaria ¿cómo confiar en la seguridad de su plataforma, que
está recibiendo mucha información privada y privilegiada de sus clientes?

Proteger la privacidad de nuestros usuarios y socios conductores es uno de
nuestros mayores compromisos. La privacidad de datos se trata al más alto
nivel de la compañía, a cargo de un Consejo de Gestión de Privacidad de
Datos, encabezado por reconocidos expertos en la materia como Katherine
Tassi (ex directora de privacidad de datos de Facebook) y Joe Sullivan (experto en judicialización de cibercrímenes).

¿Creen que detrás de toda la campaña contra Uber está de fondo el negocio de
los cupos en las ciudades?

Alrededor del mundo hemos visto que modelos como Uber reducen los niveles
de intermediación y aumentan el ingreso de los conductores; manejando
durante un número de horas significativamente menor en comparación con
otras alternativas de transporte. Por ejemplo, en Uber más del 70% de los
conductores son propietarios del vehículo y reciben el 75% del valor de
cada viaje.  Ser independientes les da a los socios conductores mayor
flexibilidad y control sobre su tiempo e ingresos.