Organizaciones solidarias, oportunidad económica para la Farc

Con el anuncio de la puesta en marcha del Plan Nacional de Fomento a la Economía Solidaria y Cooperativa Rural (Panfles) en Puerto Rico (Meta) y otros tres municipios del país, se empieza a implementar el punto 1 contemplado en los Acuerdos de Paz firmados en el teatro Colón de Bogotá.

En entrevista con www.periodicodelmeta.com el director Nacional de la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias, Rafael González, recordó que este aparte del documento firmado con las Farc hace referencia a unir esfuerzos en cooperación interadministrativa para el fomento, fortalecimiento y desarrollo de la asociatividad y la solidaridad en los territorios, esto, gracias a los convenios firmados entre los alcaldes.

 “La reforma rural integral es tratar de detectar terrenos baldíos, tierras que han sido despojadas a los campesinos y tierras abandonadas para que muchas de ellas puedan ser entregadas a pequeñas comunidades campesinas que basadas en la asociativiad de comunidad solidaria comiencen a montar proyectos productivos que sirvan a la misma comunidad como tal”, dijo González.

Respecto a ‘Ecomun’, la cooperativa que fundarán las Farc, explicó que los miembros de esta agrupación han sido testigos de cómo generar riqueza en comunidades y poblaciones vulnerables, “ellos querían desarrollar la economía solidaria, la economía de sus desmovilizados basados en la solidaridad, pero se propuso que lo mejor era que se creara un organismo que se llamara Ecomun y que va a generar economía para los desmovilizados”.

Añadió que el cooperativismo es, para aquellos exmilitantes que quieran reincorporarse a la vida civil y que a través de procesos comunitarios beneficien a su familia, generen propiedad colectiva, ayuden a la eliminación de pobreza y se acabe la desigualdad económica del país.

“Queremos que Ecomun sea un organismo que integre todas las milicias que quieran entrar a la vida civil y se puede hacer por medio de organizaciones que funcionan como los ejércitos en el mundo. Ellos decidieron que fuera el modelo cooperativo, que es donde se entra al campo a prestar servicio de salud, de transporte y también a través de la comunidad solidaria se puedan adoptar todos los sectores económicos del país y se confronta con la federación” indicó Rafael González.

Es decir que, en cada territorio en los cuales hay campamentos existirá una federación que se encargará de definir que los proyectos sean viables económicamente.

Sostuvo que lo que quieren los exguerrilleros es ser productores y piensan  dejar las armas para dedicarse a trabajar en agricultura y actividades agropecuarias, pues es claro que “ellos no esperan a que les regalen las cosas”.

Todos estos beneficios se aplicarán a personas que no pertenezcan al conflicto y que quieran asociarse a este modelo. El gobierno, a través de la Unidad Administrativa de Economía Solidaria, quiere ayudar a grupos de personas que no hacen parte de la guerra “y se va a iniciar el proceso de trabajo”, dijo González.

Con esta alianza, la Unidad Administrativa, en articulación con los gobiernos locales, se compromete a diseñar y desarrollar acciones encaminadas a la promoción, fomento y fortalecimiento de organizaciones solidarias de los municipios correspondientes y a proponer ejes de trabajo que propendan por la promoción de la cultura de la solidaridad y la asociatividad en los territorios.

“Tuvimos la oportunidad de construir conjuntamente con el sector solidario el Plan Nacional de Fomento a la Economía Solidaria y Cooperativa Rural, que se constituye en el derrotero para lo que será la transformación del campo en el posconflicto a través de las formas asociativas solidarias. Ahora, con estos convenios, el Planfes será una realidad en los municipios priorizados y en aquellos que quieran adoptarlo dentro de sus programas, proyectos y acciones de gobierno”, aseguró el funcionario.