‘Pirata’, excomandante de AUC les pidió perdón a los llaneros

Manuel de Jesús Pirabán dijo que está dispuesto a contar, ante la Comisión de la Verdad, todo lo que sabe sobre las masacres de Mapiripán y Caño Jabón (Meta), porque la verdad de ese grupo armado “se quedó en los estrados judiciales”.

Le puede interesar: Expertos dicen que ficus son árboles “agresivos” no aptos para áreas urbanas

En un encuentro cara a cara con víctimas de las masacres de Mapiripán y Caño Jabón (Meta), Manuel de Jesús Pirabán, excomandante del Bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dijo que se arrepentía de haber pertenecido a este grupo armado y pidió perdón a los llaneros por el daño causado durante el conflicto armado, en especial a finales de la década de los 90.


Pirabán se refirió a su compromiso con la actual Comisión de la Verdad, durante el estreno del nuevo formato de encuentros de Colombia2020, “Hablemos de verdad”, que tiene como fin poner a conversar a víctimas, victimarios, empresarios y población en general sobre lo que ocurrió en el conflicto armado. Esta vez la cita fue en Villavicencio, donde se reunieron todas las regiones de los llanos Orientales y que contó con la presencia del comisionado de la verdad, Alfredo Molano Bravo.

Lea: Un paseo por la historia de Villavicencio


“Puedo decir que llevo más de dos mil horas de audiencias públicas, que he tenido encuentros con muchas víctimas de esta zona del país, pero que todo ha sido en los recintos cerrados de los estrados judiciales y, desafortunadamente esa verdad se ha quedado allí, ha sido solo para los que sufrieron el conflicto, pero necesitamos que el país la conozca en su totalidad”, dijo el exjefe paramilitar, quien hoy vive en Bogotá y aún asiste a diligencias judiciales en el marco de la Ley de Justicia y Paz, por la que se desmovilizaron las AUC.


Frente a la masacre de Mapiripán, el exjefe paramilitar dijo que durante su proceso de reincorporación reunió a 20 excombatientes de las AUC, entre ellos, el Cura, o Richard con el fin de reconstruir el paso a paso de lo que sucedió entre el 15 y 20 de julio de 1997, cuando ese grupo paramilitar, perteneciente al Bloque Centauros, masacró a 49 personas en esa región de los llanos Orientales.

Acá: Desempleo: reto para la ciudad


“Me presenté a la justicia, pagué 9 años de cárcel y hoy continúo en el proceso. Pero creo que apenas se conoce un 40% de esta verdad que tenemos que contarle a todo el país”, reiteró Pirabán. Por eso, aclaró que la responsabilidad del Bloque Centauros es sobre la masacre de Mapiripán, pero que aún está pendiente aclarar qué pasó en Caño Jabón, “porque al día siguiente del hecho ingresó las Farc y porque en la zona también hacían presencia hombres de las Autodefensas Campesinas del Casanare (ACC)”, dijo Pirabán y le pidió perdón directamente a la señora Balbina Niño, quien es víctima de esta matanza y aún busca a su hermano desaparecido.


Por su parte, Balbina Niño, quien no se resistió a llorar durante el momento en que pidió la verdad de lo que pasó con su hermano, le aceptó el perdón a Pirabán y dijo que lo hacía en nombre de otros de sus familiares muertos en la guerra. “Ya no me quedan sino cuatro y en nombre de los que ya no están acepto su perdón, señor Pirabán”, concluyó.


¿Y la búsqueda de los desaparecidos?
En cuanto al tema de los desaparecidos en el conflicto armado, Pirabán resaltó las intensiones de los antiguos combatientes de ese grupo ilegal, pero que no hay condiciones por parte del Estado para continuar con esa labor. “No podemos descansar hasta entregar todas las fosas para mitigar el dolor que durante tanto tiempo han vivido estas familias. Desde 2014 hemos insistido en seguir saliendo a buscar las fosas, pero no hay suficientes fiscales y suficiente personal para seguir en este proceso”, explicó el exjefe paramilitar.


En este punto, el padre Henry Ramírez, quien también participó en el encuentro, hizo un llamado para que el gobierno nacional sea consciente con las víctimas y destine los recursos necesarios para que la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos tenga las suficientes herramientas para ayudar a las víctimas en la búsqueda de sus seres queridos. “La Unidad quería desplegar su trabajo con más de 250 personas en este territorio del Oriente, pero arranca con 20. Creemos que no hay voluntad política del gobierno para avanzar en esta tarea”.

“Sí hubo pagos de empresarios a Farc»

En el encuentro sobre la verdad de la región de la Orinoquía, Eduardo Espinel Riveros, líder de gremios económicos del Meta, reconoció que durante el conflicto sí hubo pagos a la guerrilla. “En esta zona el empresariado no estuvo tan involucrado en la guerra como en otras regiones de Colombia. Obviamente sí hubo pagos de empresarios hacia guerrilla y hacia Farc, para que los dejaran trabajar. Pero fuera de esas responsabilidad por acción o por omisión, también fuimos víctimas”, dijo.


Esta explicación la dio en medio del encuentro Hablemos de Verdad, organizado por Colombia2020 y su capítulo Colombia en Transición, apoyado por la Embajada de Alemania en Colombia. En esta conversación participó Manuel de Jesús Pirabán, excombatiente de las AUC, Isabela Sanroque, excombatiente de las Farc, líderes sociales, el comisionado Alfredo Molano, víctimas, un sacerdote y un policía exsecuestrado.


Espinel explicó que esa victimización se dio de distintas maneras. Empresarios fueron secuestrados, extorsionados o asesinados por uno u otro actor armado. Pero continuò reconociendo esa responsabilidad que también tuvieron.