Polémica por acciones del Terminal

La Terminal de Transportes generó utilidades en el 2018 y mueve más de dos millones y medio de personas cada año.

Denuncia el alcalde electo que municipio perderá injerencia en la Junta Directiva para dárselo a un particular, Wilmar Barbosa lo cataloga de mentiroso.

Esta semana el alcalde de Villavicencio, Wilmar Barbosa, se refirió a “un pánico económico” generado, según él, por quienes desdibujan el trasfondo de un proyecto que exige la Superintendencia de Puertos y Transportes: remodelar la Terminal de Transportes de Villavicencio.

La Super le pide a las directivas modernizar el sistema contra incendios, adaptar las taquillas y baterías sanitarias para que puedan ser usadas por población con discapacidad, así como remodelar pisos y la fachadas de la entidad, como parte de la primera fase de la exigencia, sin pena de incurrir en sanciones.

“Pedimos responsabilidad en estos cuestionamientos, este tipo de señalamientos sacan corriendo la inversión, generan pánico económico”, afirmó el mandatario en Facebook, ante el creciente rumor de lo que el alcalde electo, Felipe Harman, llama una privatización del puerto terrestre.

Según cifras oficiales, en el 2018 la Terminal dejó utilidades superiores a los 1.000 millones de pesos y movilizó a más de dos millones y medio de personas.

Barbosa hizo claridad frente a tres señalamientos, calificándolas como “mentiras” que son los que más están haciendo mella en la opinión pública, a tal punto, que ya originó una movilización frente al edificio de la Alcaldía hace pocos días.

“La primera mentira, es cuando dicen que el alcalde va a privatizar la Terminal, la Terminal ya es una empresa privada, en la que hay inversión estatal (de la Alcaldía porque la Gobernación vendió este año su participación) porque es socia, no porque sea la dueña, la segunda mentira es que el alcalde va a vender las acciones del municipio, esto es imposible sin la aprobación del Concejo”, recalcó.

En la actualidad, el puerto terrestre tiene 126 accionistas y cuenta con cinco millones de acciones de las cuales tres millones 700.000 han sido suscritas y pagadas. De este paquete accionario, la Alcaldía de Villavicencio posee el 52.9 %, es decir, un millón 900.000 acciones, que corresponden al 38 % del capital total de la Terminal. Flota La Macarena, quien le compró un paquete de acciones a la Gobernación del Meta por 15.000 millones
de pesos, es el segundo mayor accionista y le corresponde el 32.2 % de estas acciones. El Ministerio de Transporte con el 4.5 %, es el tercer accionista mayoritario.

La controversia gira en torno a la manera en la que se busca financiar la segunda fase del proyecto (la primera está cubierta con recursos vía crédito con el Banco de Bogotá por 4.500 millones de pesos), que se haría con los 2.000 millones de pesos que, se espera, genere la colocación de un paquete de acciones de la Terminal de Transportes de Villavicencio, que hace parte de los socios y no del municipio.

Frente al tema, el gerente de la Terminal de Transportes, Alcides Socarrás, también, con argumentos, le salió al paso a las acusaciones.

Con relación al proceso de venta de 1 millón 200 mil acciones que adelanta la entidad, desde el pasado 3 de diciembre, el gerente de la Terminal de Villavicencio fue enfático
en señalar que este paquete hace parte de las acciones de reserva de la entidad, es decir, que pertenecen a la sociedad, conformada por 126 accionistas y no a uno en particular, como se ha señalado a la opinión pública.

Además, fue enfático en afirmar que las acciones colocadas no son exclusivas para particulares (vea Así es el proceso), sino que el municipio podría llegar a ampliar su participación dentro de la sociedad, que equivale casi al 52% del capital total de la Terminal, lo que le permitiría adquirir 600 mil acciones de 1 millón 200 mil que están en venta.

Sin embargo, otra cosa piensa el economista y excandidato al Concejo, David Mora, quien explicó que en este caso se habla de privatización de la Terminal de Transporte de Villavicencio, porque el puerto terrestre sacó a la venta 1 millón 200 mil acciones que tiene en reserva, proceso en el que el municipio, que hasta la fecha tiene el 53 % de la participación accionaria de la entidad, no podrá participar, ya que no le solicitó al concejo municipal la aprobación de recursos para invertirlos en la compra de esas acciones.

Polémica por acciones…

“El municipio perderá participación, fuerza y decisión en la junta directiva y, a su vez, en la
asamblea de accionistas”, advirtió el economista en cuanto a que, al salir a la venta ese paquete de 1.2 millones de acciones, el porcentaje de participación dentro de la entidad se amplía, y la participación del municipio se reducirá del 53% al 39%, pues no podrá comprar acciones durante el proceso de venta.

Mora, además se refirió a la variabilidad del valor de las acciones en las diferentes etapas de la colocación.

“El municipio tiene en el valor de las acciones que hay en la Terminal 30 mil millones de pesos. Si dividimos el valor de las acciones por la cantidad (1 millón 900 mil acciones), el valor a pagar por acción será de $16.000, entonces si este es el valor de una acción, por qué la Terminal venderá en la primera vuelta acciones a $1.600 pesos y, a su vez, le niegan la posibilidad al municipio de comprar estas acciones a “precio de huevo”, cuestionó.

“Flota La Macarena va a comprar en cada una de las rondas de acuerdo a su participación. En la primera ronda podría comprar solo el 32 %. En la segunda y tercera ronda el mismo porcentaje, pero al final van a quedar un grupo de acciones que no se pudieron comprar y fueron las acciones del municipio, que no pudo participar del proceso. Es decir, esta todo montado para que un socio particular se quede con la mayoría accionaria de la Terminal de Transporte”, indicó Mora.

Para finalizar, el economista fue enfático en señalar que si el alcalde conocía esta información debió solicitar con anticipación la compra de esas acciones para garantizarle
al municipio que mantuviera el 53% de participación de control en la asamblea general , que es el órgano mayor de decisión en la Terminal de Transporte.

Acá la discusión es por qué sacan a la venta acciones en reserva y le impiden al municipio participar, pero además venden las acciones a precio de huevo.

Así está el proceso

Alcides Andrés Socarrás
Gerente Terminal de Transporte

El gerente de la Terminal de Transportes de Villavicencio, Alcides Socarrás, sostuvo que
en la primera vuelta de venta de acciones, que comenzó el 3 de diciembre y termina el 17 de enero de 2020, se tiene que garantizar la equidad para los 126 accionistas que tiene la Terminal de Transporte de Villavicencio.

“El reglamento de colocación señala que todos los accionistas tienen el derecho preferente,
es decir, acá no se ha sacado una acción para que la compre un particular en específico, que no haga parte de la Terminal. Aquí se sacó un paquete de acciones con la capacidad de que la compren los 126 accionistas si lo quieren, y además, respetando la participación de cada quien”, precisó.

También aclaró que es importante que el accionista que tenga un 10 % de la participación
del capital suscrito, podrá comprar en la primera vuelta en el paquete de acciones, un 10 % a un valor de 1.600 pesos cada acción. Si va a segunda vuelta los mismos porcentajes, pero a $4.500 cada acción, pero esto no quiere decir que vayan a sumarse las acciones, sino que al final se deben recomponer las acciones y se sacan nuevamente los porcentajes.

En caso de una tercera ronda, el gerente dijo que, según el reglamento, no hay restricción,
pero el precio de las acciones que queden disponibles será de $14.000.
“Si ninguno de los accionistas, que son los llamados a invertir en la Terminal, les interesa
comprar acciones, entonces serán sacadas al público a un valor de $16.000, entonces ahí no hay ninguna devaluación, ahí lo que hay es un preferente para los accionistas, que son los que han estado 32 años fortaleciendo la Terminal, por eso hay que darles un privilegio”, anotó Socarrás.

Le puede interesar leer: Procuraduría pide suspender obras en la vía Las Mercedes – Barcelona