Recomendaciones para tener en cuenta durante la celebración del “Halloween”

Foto: tomada de El Espectador

Este jueves se celebrará en todo el país, el tradicional día del “Halloween”, en el que los niños e incluso algunos adultos se disfrazan y salen a pedir dulces en los centros comerciales, los parques, los barrios, conjuntos residenciales y en el comercio de la ciudad.

Con el objetivo de garantizar la seguridad de los menores, la Alta Consejería para la Seguridad de Villavicencio dispuso de un plan operativo que permita el acompañamiento de las actividades en toda la ciudad.

Es así, como con el apoyo de la Policía Metropolitana de Villavicencio, las unidades estarán de forma permanente acompañando un dispositivo especial en parques, centros comerciales, vías principales, zonas residenciales  y en los alrededores del cementerio central, realizando controles de tránsito, requisas y registros a vehículos y motocicletas.

Por su parte, la administración municipal les pide a las familias, en especial a los padres que apoyen el trabajo de seguridad, estando al tanto de sus hijos y atendiendo algunas recomendaciones, como observar cuidadosamente los dulces (fechas de vencimiento, estado de la envoltura y consistencia de la golosina), lleve de la mano a sus hijos en los lugares más concurridos, busque un lugar dentro del disfraz en el que pueda fijar información como nombre, dirección y números de contacto.

Adicionalmente, se le pide a los padres de familia que instruyan a sus hijos sobre el autocuidado: no hablar con desconocidos, tracen una ruta de ida y regreso antes de salir de casa, ubiquen un punto de encuentro en caso de extraviarse e instrúyalo sobre cómo solicitar ayuda en caso de ser necesario (pídales que memorice su número de teléfono y en caso de perderse, pida a alguien un minuto de celular para llamarlo). Finalmente, ante la pérdida de un menor, llame de inmediato a la línea de emergencias 123, pues todos los cuadrantes y las cámaras de seguridad están sincronizados a lo largo y ancho de la ciudad, cumpliendo con un solo objetivo, que sus hijos disfruten el día de disfraces sin ningún percance.