jueves, 29 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa Jueves 5 y 6

‘Se calienta’ el negocio de las web cam en la capital metense


‘Se calienta’ el negocio de las web cam en la capital metense 1
El número de personas dedicadas a las web cam ha crecido en más del 100% en los últimos años.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

A medida que crecen estas empresas en la capital del Meta son más visibles y por ello se les exige su reglamentación, pagar impuestos, y agremiarse. Villavicencio es una de las ciudades que tiene más de estas empresas, superando las 100.

Por Jhon Moreno

Villavicencio se está convirtiendo en una de las ciudades con más oferta de modelos web en el país. Según cálculos de algunos empresarios que se dedican a este negocio de entretenimiento para adultos, en la capital del Meta hay por lo menos 105 empresas dedicadas exclusivamente a vender contenido erótico por plataformas de internet.

Aunque Medellín es “la meca” en Colombia de este tipo de comercio, la excesiva oferta en esa ciudad ha hecho que los emprendedores de estos negocios exploren otras regiones, entre ellas Villavicencio. Y es que todo parece indicar que es una de esas industrias que crecen exponencialmente: después de Ucrania, Colombia es el país con mayor número de plataformas con este tipo de contenido de modelos web y se calcula que unas 40.000 personas laboran para ellas. 

‘Se calienta’ el negocio de las web cam en la capital metense 2

De hecho, es por esta razón que el senador Jhonatan Tamayo les puso el ojo para reglamentarlas y que empiecen a facturar impuestos. Según él, “este sector está generando altas cifras económicas, en su mayoría, dineros que provienen del exterior sin un debido control. Están facturando cerca de USD$40 millones”, aunque él menciona muchos menos empleos generados afirmando que son cerca de 15.000, entre directos e indirectos.

Lo que es cierto es que, en medio de la pandemia y el confinamiento, que fue cuando más crecieron estas empresas, muchas personas vieron la posibilidad de ganar dinero mostrando su intimidad a públicos desconocidos.

“Generamos alrededor de 200 puestos de trabajo.  Son 40 personas que laboran en la sede; tenemos 110 modelos de planta y 35 modelos satélites que trabajan desde casa”, dice José Luis Rodríguez, de JP Studios, uno de los más grandes de Villavicencio, y quien asegura que hasta patrulleras de la policía, contadoras, enfermeras, abogadas y amas de casa, hacen parte del grupo de mujeres que laboran allí.

Le sugerimos: Villavicencio registra escasez de biológicos para refuerzo

Aunque los estudios de modelos pueden superar los 100, solo en la capital del Meta, lo cierto es que apenas cerca del 10% son legales, con documentos en orden y pagos de impuestos al día. Los demás se han convertido en estudios de garaje que en ocasiones les quedan mal a las modelos en el pago y hasta tienen líos con la justicia.

Es más, en junio del 2020, en plena expansión de los negocios en Villavicencio, la Policía y la Fiscalía llegaron a un establecimiento comercial del barrio Bambú donde fueron encontradas varias personas, entre ellas una menor de edad, que, al parecer, trabajaban como modelos webcam. Uno de los dueños del negocio era pareja sentimental de la menor de edad.

De estas empresas hacen parte mujeres, hombres y población LGBTI quienes ganan dinero de acuerdo al modelo de negocio que monte el estudio. Algunas páginas se dedican a vender contenido erótico por minutos, otras lo hacen por “toques”, en cuyas salas virtuales participan varios clientes de distintos países y pagan dependiendo el tipo de show o conversación. “Un toque equivale a 0,05 centavos de dólar, de los cuales algunos estudios se quedan con el 50%, otros, como el nuestro, se quedan con el 30% y el 70 % es para la modelo”.

También lea: Exposición sobre la esclavitud en Colombia llegará a Villavicencio

José Luis Rodríguez dice que, en su caso, su empresa se dedica a prestar otros servicios como el de intermediación de monetización, con el fin de que otros estudios o modelos independientes cobren sus honorarios, asegurando el pago cada 8 días, lo cual es otra fuente de ingresos.

Dentro de la propuesta del senador Tamayo, se encuentra que estos negocios se agremien en la Federación de Comercio Electrónico para Adultos (Fencea), para trabajar por la reglamentación y el control de este tipo de negocios en Colombia.

El negocio tabú   

José Luis Rodríguez, el CEO de JP Studio, dice que uno de los mayores obstáculos al comienzo de su empresa fue enfrentar los tabúes que existen alrededor del entretenimiento para adultos. Pocos lo miraban como una empresa seria y en ese sentido acceder a créditos en los bancos o resistir las críticas de otros era complejo.

“Nos decían que éramos proxenetas o les gritaban a las modelos que cuánto cobraban por acostarse con ellos. Esto no es prostitución, no es explotación sexual y eso es difícil que aquellos que no conocen el negocio lo entiendan”, explica Rodríguez quien agrega que aun así su estudio no se atrevería a producir pornografía.

Sin embargo, otra visión la tienen quienes consideran que estos negocios llevan en sí mismo el pecado de la inmoralidad sexual: Álvaro Latorre, un practicante de una iglesia cristiana, afirma que “aunque no hay prostitución, igual empresarios y modelos se dedican a vender la intimidad, lo cual solo se debería compartirse bajo los preceptos del amor y no del dinero”.

“La Biblia dice que el cuerpo es un templo para el Espíritu y que, así como tratamos a los templos con respeto, debemos tratar nuestro cuerpo con respeto, por eso no se debe contaminar con drogas, alcohol y tampoco vender la intimidad”, dice Latorre.

Le puede interesar: En 12 meses estaría listo el Centro de Atención Integral para la Mujer

Angela María Castrillón y María Alejandra Rodríguez, dos estudiantes de psicología de la Universidad Javeriana, realizaron un estudio llamado ‘El modelaje webcam: un asunto de autoestima y sexualidad’, que brinda otra visión.  

“Tras el análisis de los datos se concluyó que el trabajar como modelo webcam ha sido un factor que ha repercutido en el aumento de la autoestima de las modelos; ayudándoles a adquirir más seguridad en ellas mismas, así como empoderarse y apropiarse de su cuerpo.

“Esto se relaciona con la reconcepción que tuvieron de la sexualidad, ya que ahora no la reducen a un acto coital, sino que se posicionan activamente ante esta, la priorizan y la centran en su placer, permitiéndose explorarla y adueñarse realmente de esta”, dice el análisis académico.

No obstante, Rodríguez dice tener los servicios de psicología en su empresa, porque en ocasiones, tras un show o sesión, alguna mujer puede salir con ansiedad, estrés, deprimidas o en shock.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

 


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales