Se hace ‘la trocha’ al pintar

Didier Bedoya sobrevivió al contrabando de gasolina en zona fronteriza y ahora es uno de los jóvenes prometedores de la plástica nacional, por la temática que aborda.

Por Valentina Mejía

Ante el conflicto interno de Colombia, Didier Bedoya, un joven de 26 años, tuvo que salir de su ciudad natal, San Jerónimo (Antioquia), para desplazarse por diferentes lugares del país para buscar mejores condiciones y oportunidades de vida para él y su familia.

En ese peregrinaje, llega al Vichada, y cruza hacia Venezuela. “Mi adolescencia la viví entre entre el Vichada y Puerto Ayacucho, capital del estado de Amazonas, cruzando el río Orinoco”, dice.

Allá, en el rebusque, se encontró con actividades de contrabando y comercio ilegal, que se convirtieron en su sustento económico durante muchos años.

Con tan solo 12 años, Didier inició con esta actividad ilegal para sobrevivir y, aunque las ganancias no eran muchas porque era solo un ayudante, servía para costearse los gastos y terminar su bachillerato.

Fueron cinco años contrabandeando combustible en la frontera, donde tenía que cargar hasta 9 tambores de gasolina por trochas. “Los recorridos los hacía con un muchacho venezolano en la noche, con él recogíamos el combustible en una bomba de gasolina donde ya todo estaba arreglado y luego lo trasladábamos alrededor de tres horas hasta llegar a un puerto donde se entregaba a otras personas”, cuenta Didier.

Lea: Las damas de la leche transforman a Mesetas

De ese modo, el combustible se iba revendiendo y mientras más lejos llegaba, así mismo aumentaba su valor. “Los duros tenían ganancias hasta del 1.000 por ciento. Es una actividad donde todos ganan, hasta los guardias que realizaban los retenes, pedían un porcentaje para dejar pasar el combustible”.

Relata Didier que, aunque para las personas que dirigen estos negocios en esos lugares de frontera ha habido programas de readaptación para que trabajen de manera legal, las personas utilizan esas ayudas para reforzar el negocio del combustible ilegal y multiplicar su economía.

“Siempre he dicho que estas actividades son la manera “ilegal” más rentable de sobrevivir en todas las líneas fronterizas, solo que en unos puntos se agudiza más que en otros”, recuerda.

Y aunque hay relatos que tienen desenlaces tristes, su historia fue diferente: Bedoya sobrevivió al contrabando de gasolina en la frontera y en el 2017 viajó a Bogotá con el sueño de estudiar.

Se presentó para estudiar en la Universidad Distrital a la facultad de artes. Allí se dio cuenta de que esta carrera no solo requería que pintara bonito, sino que necesitaba una justificación para su proyecto.

También lea: El reto, ‘aterrizar’ la verdad al Meta

En esa búsqueda, terminó creando 30 obras inspiradas en la migración, el contrabando y las dificultades sociales que vivió y viven las personas en la frontera entre Colombia y Venezuela.

“Nunca planeé convertir esas historias en arte, sobre todo porque son lugares con tanta incertidumbre y precariedad. Aún así, es una exposición que está muy bien elaborada y pensada para que el mensaje sea enviado al espectador de una manera adecuada porque es un tema que se debe tocar con pinzas”, explica.

El trabajo, el estudio y las ganas de hacer las cosas bien, le permitieron a este joven artista surgir y presentar su exposición llamada ‘La Trocha’, una serie de obras pintadas en petróleo que transmiten lo que muchos colombianos y migrantes viven en las fronteras.

“Me identifico mucho en esas escenas donde los sujetos cruzan por esos mismos puentes, siempre estoy sintiendo los pasos de las personas que caminan por allí, el peso de los objetos y las cajas que cargan”.

Sus obras estarán expuestas hasta el 7 de agosto en la Galería Trazo, en el barrio la Grama de Villavicencio: “Hemos recibido muy buenos comentarios, además, el proyecto está creciendo muchísimo, este año tenemos una exposición en la Universidad de Sevilla en España. Finalmente, las obras son una representación sincera y transparente de la realidad”.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta