‘Tenderos deben aprender a competir’: Fenalco Meta

orge Andrés Arango (J.A.), director Ejecutivo de Fenalco,

Aunque el 60 % de los colombianos compran a diario sus alimentos y lo hacen en las tiendas, deben buscar alternativas para reaccionar a las llamadas “tiendas de descuento duro”.

Las llamadas “tiendas de descuento duro” llegaron a Villavicencio. Más de 4.500 tenderos que hay en la ciudad intentan hacerle frente a este formato, que podría condenarlos al cierre de sus negocios. El panorama que enfrentan pequeños supermercados de barrio por ahora es incierto, ya que la amenaza en la que se han convertido las tiendas como Justo y Bueno (Colombia) y Ara (de Portugal) se prolonga y pretende expandirse por todo el municipio y el Meta.

Jorge Andrés Arango (J.A.), director Ejecutivo de Fenalco, habló con Periódico del Meta (PDM) del impacto económico que han generado la llegada de estas tiendas, y a la vez, de los pros y los contras que tienen los tenderos de Villavicencio con este formato.

PDM: ¿Cómo está el panorama para los tenderos en Villavicencio?
J.A: Tenemos alrededor de 4.500 tenderos en Villavicencio. En la ciudad se dan las condiciones ideales para que el gremio establezca tiendas pequeñas, medianas, grandes y minimercados. Las tiendas son un canal de comercialización clave, por estar ubicados en diferentes puntos de la ciudad.

PDM: ¿Cuántos empleos genera un tendero?
J.A: Los minimercados que son establecimientos más grandes que las tiendas de barrio generan entre 2 y 3 empleos, pero realmente este tipo de negocio genera un porcentaje pequeño dentro del sector. Este tipo de negocios son de autoempleo por lo que muchas veces, generan una oportunidad de negocio para las familias. Tal vez las tiendas no son generadoras de empleo, pero sí ayudan a generar empleos para muchas familias de la ciudad.

PDM: ¿Cuál es el promedio de ventas de un tendero?
J.A: Diariamente una tienda
puede vender entre 900.000 y un 1.000.000 de pesos. Sin embargo, el tema de utilidades varía dependiendo de los productos. Hay productos que ya vienen con un porcentaje de utilidad definido y hay otros como los cárnicos, las legumbres y los vegetales que pueden tener un porcentaje de ganancia un poco más alto.

Eso depende de los sectores donde se ubique la tienda. Hay tiendas de barrio que tienen mucha competencia y otras que definitivamente tienen muchos ingresos.

PDM: ¿Cómo tomaron los tenderos la llegada ARA y Justo y Bueno?
J.A: Están preocupados. Las tiendas de “descuento duro” han impactado negativamente a los tenderos de Villavicencio y el resto del país. Es una amenaza para ellos, sin embargo, estás son dinámicas del mercado que fueron copiadas de modelos extranjeros. Desde Fenalco venimos estudiando qué tipo de alternativa tomaron estos países para contrarrestar el efecto de este tipo de negocios.

PDM: ¿Las tiendas de barrio están condenadas al cierre?
J.A: Trabajamos de la mano con la Secretaría de Competitividad del municipio en tratar de darle a los tenderos herramientas para que esto no suceda. Sabemos que es una amenaza grande. Realmente no deja de ser preocupante que todos los días abre un nuevo establecimiento de “descuento duro”. Vemos que estos negocios tienen el musculo financiero para llegar a muchos sitios y multiplicarse de una manera extremadamente rápida, pero para eso venimos trabajando en darles herramientas a los tenderos. Es una situación complicada que los tenderos tienen que aprender a manejar con las herramientas que se les dan.

PDM ¿Qué estrategias pueden utilizar los tenderos?
J.A.: Primero que todo hay que capacitarlos financieramente para que sepan cómo llevar un inventario y que su negocio tenga una mayor rentabilidad. Segundo, fortalecer el tema del mercadeo, la comercialización y la parte del as nuevas tecnologías. Esperamos que por medio de ayudas electrónicas los tenderos puedan hacer domicilios y entrar a la vanguardia del nuevo mercado. También implementaremos la estrategia de la organización, para que los tenderos de Villavicencio puedan hacer unas compras conjuntas. Sí logramos esto, seguramente los productos saldrán más baratos y podrán competir de alguna manera con estos pulpos del comercio que están llegando.

PDM: ¿En el momento cuántas tiendas Ara y Justo y Bueno hay en Villavicencio?
J.A: Hay 30 en el área metropolitana de la ciudad. Ara registra 3. Las tiendas Justo y Bueno solicitaron licencia para abrir otras 14 tiendas en la ciudad.

PDM: ¿Se proyecta la llegada de D1?
J.A: No. Por el momento, no.

PDM: ¿De qué modo impacta a productores de la región?
J.A: Lo que buscamos es lograr una comunicación y un acercamiento comercial para beneficiarlos. Desde la Secretaría de Competitividad y Desarrollo del municipio a través de la Dirección Rural venimos promoviendo más de 13 iniciativas en productos que antes no se daban en la región como el lulo, huevos de campo, pollo campero, carne de cerdo.

Queremos articularnos con esa cadena y sus canales de proveduría y abastecimiento a fines de que pueda ser utilizado por la estrategia “llanero compra llanero”.

PDM: ¿Podrían las tiendas de barrio copiar el modelo “descuento duro”?
J.A: La idea es esa. Sin embargo, queremos lograr asociar a los tenderos para que hagan compras conjuntas y así reducir costos. Sí ellos logran esta articulación los productos se conseguirían a mejores precios y la capacidad de negociación va ser más alta. Con esta alternativa se busca además competir con los precios que ofrecen estas tiendas de “descuento duro”.