Villavicencio en alerta por brote de sarampión en Venezuela

 Tras la nueva alerta emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), por la confirmación de un brote de sarampión en Venezuela, el Gobierno de Villavicencio  determinó que este fin de semana se llevará a cabo una nueva jornada de vacunación en Villavicencio.

El propio alcalde Wilmar Barbosa Rozo impartió instrucciones a la Secretaría local de Salud para que este sábado 2 y domingo 3 de diciembre se realice en todo el municipio la inmunización de los niños, con el propósito de que queden protegidos contra dicha enfermedad y que, además, reciban antes del inicio del VI Festival Llanero el resto de vacunas del esquema dispuesto por el Ministerio de Salud y Protección Social, para prevenir cualquier contagio ya que se espera la llegada de gran cantidad de turistas a la capital del Meta.

Por su parte, Andrea Díaz Ramírez, secretaria de Salud municipal, afirmó que el más reciente boletín de la OMS y la OPS se confirmaron 56 casos de sarampión en menores de 9 años y 318 se encuentran por confirmar, todos en Venezuela, hecho que se suma a la alerta mundial emitida anteriormente por los 2.719 casos de la misma enfermedad en Italia, de los cuales el 89 por ciento ocurrió en personas no vacunadas y un 6 por ciento en quienes habían recibido una sola dosis de la vacuna.

Así mismo, dijo que también en Rumania ya se han producido más de 3.000 casos confirmados de sarampión y 17 personas fallecieron por complicaciones derivadas de la enfermedad; mientras que en América se han confirmado otros 224 casos en Canadá, EE.UU. y Argentina, y en Colombia se detectaron casos de viajeros provenientes de países afectados.

Finalmente, la Secretaria de Salud de Villavicencio dijo que el sarampión puede adquirirse cuando una persona afectada tose o estornuda, al tocar elementos que han sido manipulados por personas enfermas, por contacto de la piel aunque sea accidental, por la saliva y transmitirse de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Esta enfermedad, que sigue siendo una de las principales causas de mortalidad infantil en el mundo pese a existir una vacuna eficaz para evitar el contagio, puede provocar ceguera, encefalitis, sordera, neumonía y en las embarazadas abortos.