lunes, 24 de junio de 2024
Particulares Pico y placa Lunes 9 y 0

Villavo verde | Opinión


Villavo verde | Opinión 1
RP
Redacción PDM

COMPARTE

Por Nelson Augusto López

Consultor

Villavo verde | Opinión 2
Nelson Augusto López

Villavicencio tiene el potencial verde para convertirse en la primera biodiverciudad del país. La ciudad con su entorno rural es un punto de encuentro de tres grandes ecosistemas: cordillera, piedemonte y sabanas, que le proporcionan una gran biodiversidad.

Un capital verde sorprendente, por redescubrir, aprovechar y disfrutar más allá de los centros comerciales utilizados como espacios de recreación.

Le interesa leer: Editorial | Violencia con igual disfraz

Las biodiverciudades, hoy tendencia mundial, buscan conectar lo urbano y rural y convertir a los ciudadanos en dolientes del patrimonio natural, que también es su responsabilidad.

Es construir ‘ciudades y comunidades sostenibles’, uno de los objetivos de desarrollo sostenible; tener una aula viva de educación ambiental, conocer su historia y cultura, fortalecer su economía con el ecoturismo y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

De este mismo columnista puede leer: Opinión || Que no arda el llano

La ciudad cuenta con ricas reservas forestales, diez de ellas con área aproximada de 4.700 ha., incluidas las de Buenavista (caños Parrado y Buque), Vanguardia y Kirpas. Un capital natural único que debe gestionarse como oportunidad para hacer una ciudad sostenible e inteligente, y sacarlo de la visión de problemas y conflictos.

El Parque Metropolitano Alma Viva es una oportunidad para el reencuentro entre ciudadanía y naturaleza. No es mi interés cuestionar ni generar discusiones bizantinas alrededor de su diseño y menos llevarlo al plano político.

No deberían talarse árboles, tratándose de un bosque natural. El diseño debe adaptarse al bosque para afectar lo menos posible el ecosistema y sus interrelaciones. Algunas ciudades del mundo, en ambiente similar, adoptan diseños bioarquitectónicos para evitar impactos negativos.

Reemplazar árboles deforestados no es la mejor solución, pues son parte de un ecosistema formado hace mucho tiempo. Pero sin radicalismos y siendo ‘lo mejor rival de lo bueno’, el diseño debe ser flexible y creativo para compensar o reubicar los árboles que estrictamente haya que remover.


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales