Editorial 273: La violencia no se fue

Foto: Tomada de El Espectador
En el Meta, son sujeto de atención 204.092 personas que se declararon víctimas de hechos violentos en el marco del conflicto armado.

No dejan de ser preocupantes los rumores y las noticias de amenazas contra funcionarios y la fuerza pública en el departamento. A las intimidaciones personales que denunciaron recientemente el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga y el contralor Departamental, Carlos López, se sumó esta semana el frustrado atentado contra la Policía  Metropolitana de Villavicencio en la que se incautaron, entre otros, 100 kilos de explosivos.

Esto sin contar las reprensiones que reciben líderes sociales y defensores de derechos humanos en apartadas regiones del departamento o el ataque violento contra los soldados que dejó seis militares muertos y otros ocho heridos en junio pasado.

Líderes asesinados

Hemos argumentado en repetidas ocasiones que si bien el acuerdo de paz con las Farc había permitido unos meses de tensa tranquilidad solo en algunas poblaciones del departamento, los testimonios y denuncias de las mismas comunidades, en otros lugares, permitían establecer que la influencia de los violentos nunca se fue del todo.

Lea también: Editorial: Lo que indican los índices

Mientras la mayor parte del país, junto con columnistas en medios nacionales, se sumaba casi en masa a lo que se vendía como “una paz estable y duradera”, la realidad en los territorios era otra.

La no vinculación al proceso de hombres como ‘Gentil Duarte’, los rumores de armamento no entregado durante el proceso de desarme, la continuidad de la extorsión en municipios tradicionalmente golpeados por este flagelo y los rumores de la deserción de combatientes en los puntos de concentración, eran solo indicios de lo que podría venirse.

Luego, en agosto de 2019, la confirmación de que hombres como Iván Márquez, Jesús Santrich y ‘El Paisa’ retomaban las armas, fue la confirmación de que siempre se le jugó doble al país y a un presidente que buscaba a como diera lugar un premio Nobel de Paz.

Lea también: A comprar llanero | Opinión

No debemos olvidar que al lado de Márquez, tres viejos conocidos de las acciones armadas,
el narcotráfico, la extorsión y los secuestros en el Meta y los Llanos Orientales también retornaron a las armas: José Manuel Sierra Sabogal, o ‘Aldinever Morantes’; Henry Castellanos Garzón, alias ‘Romaña’ y Géner García, alias ‘Jhon 40’, conocen bien la zona.

No es casualidad, entonces, que menos de un año después del anuncio del retoro a la “lucha” armada de estos jefes guerrilleros, la situación de amenazas y alteraciones de orden público se hayan incrementado en el Meta. En medio de mentiras, la violencia nunca se fue del todo.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter