sábado, 24 de febrero de 2024
Particulares Pico y placa : No aplica

‘Yaguazo’, otro canto para el Llano


‘Yaguazo’, otro canto para el Llano 1
El artista ha dedicado toda su vida a trabajar empíricamente por la música llanera.
RP
Redacción PDM

COMPARTE

La música se convirtió en su único proyecto de vida. Desde niño estuvo ligado a la cultura llanera, la cual ha impulsado sus sueños y lo convierten hoy en la revelación artística que busca pisar grandes escenarios. 

Por Natalia Chipatecua

Acostado en un chinchorro, escuchando a un grupo de música llanera tocar en vivo, a donde después decidiría llegar cruzando una cerca de guaduas para subirse a un palo que le permitiría disfrutar el show de su género musical favorito hasta las 3 de la mañana, fue la manera en que ‘Yaguazo’, oriundo de Casanare, se acercaría a los primeros pinitos de su carrera artística. 

Con solo 10 años, Nolberto Encinosa, conocido como ‘Yaguazo’’, se embarcó en lo que sería su carrera musical, un gusto que adquirió desde el campo al conectarse todos los días con la música llanera desde una señal de radio, mientras ayudaba a su familia con los quehaceres de la casa. 

Además de la radio, sus primeros acercamientos con la cultura llanera estuvieron presentes gracias a su papá: “A él le gustaba cantar y tenía un cuatro viejo, yo se lo llevaba a la sabana para que me cantara. Mientras él tocaba el cuatro, yo tocaba las cabuyeras del chinchorro que él había instalado, imaginándome que también tocaba ese instrumento”, recuerda con nostalgia. Agrega que fue su padre quien lo bautizó como Yaguazo, un pato de esteros que, como él, se la pasaba en el agua de niño.

‘Yaguazo’, otro canto para el Llano 2

Después de asistir a la presentación de un grupo de música llanera en un estadero, ‘Yaguazo’ regresó al otro día al negocio para verlos tocar de nuevo y, sin pensarlo, encontró su primer trabajo como cantante. 

 “Al otro día volví, entré y miré un arpa, sin pensarlo empecé a tocarlo. De repente  alguien salió a regañarme por usar algo que no era mío; sin embargo me dijeron que si quería cantar y me dieron la oportunidad de que me escucharan y al tiempo tocar ese instrumento. Yo me sabía muchas canciones porque las escuchaba todos los días en la radio y las ensayaba”, dice el artista.

“Les gustó y prácticamente a partir de ahí empecé yo a adquirir experiencia porque ellos me adoptaron musicalmente, cada ocho días hacíamos presentaciones. Gracias a ese grupo que confió en mí y con los que estuve hasta los 14 años, sacamos un cassette, que fue mi primer logro y algo no muy común en esos tiempos. Tuvimos que ir a Venezuela a grabar porque aquí en Colombia había estudios, pero no se especializaban en música llanera”, recordó con orgullo el casanareño. 

Lea: Letras del llano para el mundo

Cuenta que en la vereda San Vicente, del municipio de Trinidad, a dos horas del casco urbano, en medio de la sábana, vivió una infancia que hoy le trae a su memoria los mejores recuerdos. 

“Fue una época hermosísima. Ayudaba siempre a cuidar las matas, entrar los becerros, ordeñar; siempre pendiente de los marranos y de los mangos. Antes de irme a la escuela tenía que cumplir con los deberes de la casa”, contó el menor de 14 hermanos. 

Añade que no pasó hambre, pues su familia cultivaba de todo, además de contar con cierta cantidad de ganado, lo suficiente para sostenerse. Sin embargo, y sin saberlo, conocería un mundo nuevo para él.  

“Después de los 12 años conocí cosas que para mucha gente es normal, como un helado, por ejemplo. También supe a lo que sabía una galleta, cuando una señorita muy amablemente me ofreció; recuerdo que eran wafer y guardé el papelito como por tres años; realmente mi llegada a la ciudad fue algo impresionante”, asegura. 

‘Yaguazo’, otro canto para el Llano 3

Las razones que obligaron a su familia a abandonar su vida en el campo, estaban ligadas a la época de violencia: a mi papá le tocó vender la finquita. Recuerdo que mis hermanos mencionaban que le tocó venderla a un precio muy bajo, casi que regalada. Tuvimos que salir y empezar una nueva vida, además mi mamá se enfermó y lo mejor era irnos del lugar que por años trabajamos y disfrutamos. A mis hermanos y a mí nos tocó empezar a trabajar para pagar la estadía en una casa de paso mientras podíamos acomodarnos mejor”, señaló Yaguazo. 

A sus 38 años, cuenta con 8 trabajos discográficos que se pueden escuchar en todas las plataformas digitales, y se encuentra trabajando en su álbum número nueve que será lanzado próximamente. 

También lea: David Peña, el llanero que da ejemplo de amor por la música

Con su canción ‘Por aquí pasé una vez’, continúa en la lucha por fortalecer su carrera que empíricamente ha sacado adelante. Sin dejar de lado su estilo tradicional, criollo y de hombre de sabana, Yaguazo afirma ser un artista versátil que le canta al amor, a su tierra, a Dios, y a todo lo que logre inspirarlo. 

“En este medio uno encuentra de todo, pero me motiva siempre mi familia, mi región, mi esposa, y mis seguidores que aprecian lo que hay. La gente debería conectar conmigo porque encuentra un contenido real, música tradicional del Llano en la que he dejado mi corazón y mi vida. Lo mejor para mí es que escuchen mis canciones y puedan quedarse con algo de ella; la idea es llegar a posicionarnos en el corazón de la gente del Meta”, enfatizó el nuevo representante de la música llanera. 

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter

 


RP
Redacción PDM

Periódico del Meta realiza una reserva expresa de las reproducciones y usos de las obras y otras prestaciones accesibles desde este sitio web a medios de lectura mecánica u otros medios que resulten adecuados a tal fin. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


Entérese de toda la información


Conéctese a nuestras redes sociales