El covid y el riesgo de reinventarse | Análisis

Dos analistas escriben para Periódico del Meta, desde las estadísticas, cómo ha evolucionado la tasa de contagios y qué efecto ha tenido.

Mientras la curva de contagios efectivamente se ha aplanado en el Meta, otros indicadores como el del desempleo empiezan a tener picos muy preocupantes en la región.   

Por Leyny Angarita| (Economista), y Nelson Augusto López| (Consultor)

Especial para Periódico del Meta

El primer caso de covid-19 en Colombia se presentó el pasado 6 de marzo, una semana después ocurrió igual en el Meta. El departamento inició la cuarentena el 20 de marzo con medidas de toque de queda y restricciones a la movilidad de las personas. Colombia inició la cuarentena tres días después, el 23 de marzo.

Los casos de contagio eran mínimos y la situación parecía relativamente controlada. Pero en unas pocas semanas el contagio se expande de manera atípica al resto del país con la aparición de un brote de 878 contagiados en la cárcel de Villavicencio, equivalente al 90,1% de las personas contagiadas en el Meta. La curva de propagación del covid-19 se acelera a partir del 21 de abril, para luego aplanarse desde el 9 de mayo hasta el presente.

Histórico de casos confirmados de Covid-19 en el Meta

Fuente| Instituto Nacional de Salud

Lea también: Lecciones del covid -19

Los contagios detectados en el Meta fueron de 974 a 31 de mayo, equivalentes al 0,09% del total de los habitantes. La tasa de mortalidad es de 0,84 personas por cada 100.000 habitantes y la letalidad solo llega al 0.93%, niveles bajos en una pandemia de esta naturaleza. Esto significa que las medidas de restricciones impuestas, la fase de contención y fase de mitigación (cuarentena prolongada) de los gobiernos del Meta y de su capital han sido efectivas hasta el momento.

Para la economía del Meta se augura un panorama oscuro, debido al impacto que aún persiste por el cierre de la vía a Bogotá y ahora el confinamiento por la pandemia. Los cinco sectores con una mayor participación en la economía del Meta, según DANE, son minas y canteras, principalmente petróleo (49.4%), comercio (11.7%), agro (10.3%), administración pública (7.9%) y construcción (5.5%). El desplome de los precios del crudo significa menos ingresos para el departamento. El cierre del comercio por la pandemia ha profundizado su crisis, incluido el turismo.

El agro venía perdiendo dinámica en los últimos años, pero sigue produciendo algunos alimentos. Las exportaciones de la llamada ‘despensa de Colombia’ son mínimas, el 99% son de petróleo. El sector gobierno tiene ahora menos ingresos fiscales. Así las cosas, con una alta dependencia del petróleo, el escaso peso de la industria y un producto poco diversificado, la economía del departamento tendría un PIB negativo en 2019 y 2020. De hecho, desde 2014 (-3.1%), 2016 (-5.9%) y 2017 (0.6%) la economía venía decreciendo; hoy el riesgo es la recesión.

Lea también: No creen en la recuperación de enfermos de covid-19 en Villavicencio

El impacto social es dramático. En Villavicencio, que concentra el 51% de la población del Meta, la tasa de desempleo se elevó a 20.8% en el período febrero-abril (DANE-2020), creció más que el total nacional (19.8%). Lo peor es que el desempleo en la población joven subió a 27.1% y afecta más a las mujeres. Y se ampliará la brecha urbano-rural en pobreza monetaria y multidimensional.

            Tasa de desempleo de Villavicencio (%)

Fuente: DANE

Este panorama, que no es pesimista sino real, hace imperativo implementar agendas de recuperación económica y social donde destaquen: 1. El reverdecer del campo con el fortalecimiento del agro y la agroindustria que son los sectores que más aportan al empleo y a la economía, con innovación tecnológica, un agro digital y una nueva educación rural. 2. La reactivación del comercio con incentivos y estrategias de innovación digital en el turismo. 3. Programas de bienestar social. 4. Articulación de las instituciones regionales, nacionales e internacionales que operan en el Meta, con el liderazgo del departamento. 5. Misión Cooperación, con un portafolio de proyectos para la gestión de recursos nacionales e internacionales.

Más importante que el término ‘reinventarnos’ es un verdadero liderazgo, un papel proactivo de gremios y academia, descentralizar el aparato público departamental y nacional concentrado en Villavicencio y la decisión de aprovechar la oportunidad para generar un cambio estructural hacia la prosperidad colectiva. Que el riesgo no sea ‘reinventarse’ para seguir en lo mismo.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter