Alerta en Villavicencio por llegada del moquillo canino

Perros en abandono influyen para propagar con mayor facilidad el virus.

El moquillo, una enfermedad en caninos de alta letalidad y que no es considerada un problema de salud pública en Villavicencio, alerta sobre la posibilidad de su propagación en esta ciudad. 

Lucas, uno de mis rescatados, fue botado a la basura en la Terminal de Transporte. A los 20 días empezó con actitudes extrañas: raspar el piso, llorar y maniobras nerviosas, al llevarlo al veterinario, salió positivo para moquillo”. 

Así contó Diego Ruizp, animalista en Villavicencio, uno de los casos de moquillo registrados en su labor como rescatista de animales abandonados. “Lucas quedó con problemas nerviosos y por cualquier movimiento llora. Las personas van por la calle, pisan el virus y es fácil que se propague”, agregó. 

El activista confirmó que una de las enfermedades más mortales entre los perros ya está en Villavicencio y no hay un plan para impedir su propagación.  

Lea: Maltrato animal: castigos ‘mansos’ para delitos ‘salvajes’

Y es que, si de propagación se trata, el 25 de julio, la Unidad de Cuidado Animal (UCA) registró que, a través de los programas de atención, se encontró que, en Bogotá, del 40 % al 42 % de pruebas realizadas a los perros que han ingresado, dieron positivo. 

En localidades de la capital de la República tan cerca de Villavicencio, como San Cristóbal, se registró un 32,3% de casos por este brote, lo que genera alerta tras la facilidad de transportar la enfermedad con la llegada de caninos al Meta.  

Adicional, preocupa a los defensores de animales la situación de perros abandonados en la ciudad y el poco control que desde las entidades de salud puede hacerse con la enfermedad. 

Hemos estado preocupados, no es algo que se da solo en Bogotá sino en todas las ciudad y Villavicencio no está exenta, aunque no son muchos casos en el momento, siempre hay ciclos donde se intensifica la enfermedad y no se controla”, dijo Alejandro Canizares, animales desde hace 20 años, quien asegura que, durante este mes de agosto, ha atendido el rescate de 24 perros abandonados. 

En este sentido, Ana Sánchez, referente de la Unidad de Zoonosis de Villavicencio, mencionó a Periódico del Meta, que el moquillo no es una enfermedad que afecte la salud humana de las personas, razón por la que no se han tomado medidas necesarias. 

Dice que “el moquillo no es una zoonosis (infección que pasa de animales a humanos), por ende, desde la Secretaría de Salud no se ejercen acciones respecto a esa enfermedad”.

Solo con la Secretaría de Gobierno y de Medio Ambiente se han contemplado notas informativas a la comunidad para que los propietarios de las mascotas, que tengan cómo, les refuercen la vacuna a los animales”, añadió.

A su vez, Ximena Velasco, secretaria de Salud de Villavicencio, explicó que no se pueden hacer dichas intervenciones porque solo hay recursos nacionales de destinación específica. 

Son recursos del sistema general de participaciones, los cuales están para las enfermedades de salud pública y el cuidado de la salud humana; las enfermedades de los animales que se gestionan son enfermedades que ponen en riesgo a la salud de las personas, que, en el caso del moquillo, no afecta”, explicó la funcionaria. 

No olvide: Esta es la historia del llanero que salva animales en Ucrania

Sin embargo, para Daniel Zambrano, médico veterinario y zootecnista de la clínica veterinaria de la Unillanos, debería cambiarse la percepción sobre estas razones que finalmente terminan contribuyendo a la propagación del virus. 

Culturalmente debe cambiarse ese tipo de nociones porque, por ejemplo, la vacunación contra la rabia que hace Villavicencio no es gratuita, y es pagada con nuestros impuestos y financiada por el Estado. Es importante ver la cadena de responsabilidad sobre el bienestar de los animales que también termina afectando de manera directa o indirecta el bienestar de los humanos”, sostuvo. 

Además, asegura que “la responsabilidad del Estado también deben ser los animales en todo sentido. En el moquillo hay una responsabilidad, pero como no afecta a los humanos, entonces resulta ser responsabilidad sólo de los cuidadores”, recalcó el también especialista en medicina interna de animales pequeños. 

Por ello, deberían intensificar las campañas de prevención sobre la enfermedad.En la Unillanos se hace una campaña de manejo de la enfermedad durante la asesoría, pero va ligado a la tenencia responsable y los recursos hasta psicoemocionales para saber cómo y cuándo vacunar a un animal contra moquillo”, precisó.

Aprenda sobre el moquillo 

El veterinario, Daniel Zambrano, explica que el moquillo o distemper, como también se le conoce, puede iniciar con una fase respiratoria, en donde se ven signos de ‘tos de perros’, para luego observar una fase digestiva (diarrea) leve y termina en una fase neurológica que conllevan a convulsiones. 

La enfermedad tiene una alta mortalidad aún con tratamiento médico, por eso si se evidencian signos respiratorios o digestivos, de inmediato deben acudir al médico porque, en estos casos, es una carrera contra el tiempo”, advierte.

Puede interesarle: Día Mundial del Perro: crece demanda de productos y servicios para mascotas

Alejandro Canizares, señaló que la transmisión se da a través de secreciones y saliva expulsada por ladridos o estornudos, así como por la orina y las heces. 

Es difícil controlarlo, por eso muchos de los que llegan a los alberguen tienen una etapa de aislamiento y las veterinarias se hace primero el examen, además se suma que en Villavicencio no hay Centro de Bienestar animal, que no permite esa atención a animales de la calle«. 

Aunque los síntomas, al ser tan diversos, pueden ser engañosos al momento de diagnosticar, la mejor herramienta para combatir la enfermedad es la vacuna como prevención y no como ente curativo, además del examen correspondiente. El biológico se les aplica a los perros desde que son cachorros y debe reforzarse cada año.

Entérese de toda la información a través del Fan Page de Periódico del Meta

Periódico del Meta en Twitter