Asesinan sacerdote en Villavicencio

La comunidad del barrio Comuneros se encuentra consternada cuando fue hallado esta mañana en la capilla Jesús de la Misericordia, el cuerpo del Jhony Ramos de 53 años, oriundo del municipio de Tamalameque, en el departamento del Cesar.

Una llamada al 123 en horas de la mañana, por parte de una feligresa alertó a las autoridades sobre la escena del crimen, según comentaron habitantes del sector fue hallado atado de pies y manos, en el suelo, por una mujer que colaboraba con el aseo del lugar y quién llegaba a disponer de sus funciones.

El Coronel de la Policía Metropolitana de Villavicencio, Luis Alfonso Quintero Parada, explicó que los hechos son materia de investigación “De inmediato se procedimos a verificar, con toda la capacidad institucional, con  personal experto de nuestra sección de investigación criminal, allí dispusimos de seis peritos, e igual número de investigadores a disposición de este caso para poder esclarecer en el menor tiempo posible esta situación, por ahora, no hay muestras de uso de armas de fuego o blancas en el lugar, ya medicina legal lo corroborará, de una posible asfixia o golpe”.

Lea también: Niño es asesinado en medio de venganza de delincuentes

Por su parte, Leonor Hernández, feligrés y seguidora del sacerdote desde cuando predicaba en el barrio Morichal hace 14 años, comentó que era una persona muy especial y servicial, que no discutía con nadie y que era un excelente sacerdote, “para mí era como mi padre”, expresó Hernández.

De igual manera, Jorge Cruz, devoto de la parroquia Santa Clara de Asís, en el barrio Juan Pablo II, lugar donde el párroco predicó durante siete años, comentó a Periódico del Meta sobre la vocación humanista del párroco, “él era una persona muy amable y colaboradora, no se metía con nadie como para que le hubiese pasado esto”.

Consternación por asesinato de joven que iba a presentar examen Saber 11

La comunidad pide que se haga justicia en estos casos y se refuerce la seguridad en el sector, por su parte, la Arquidiócesis de Villavicencio, manifestó mediante un comunicado, “elevamos al señor oraciones para que sea acogido en la casa del padre, pedimos por la conversión de sus asesinos y rechazamos toda forma de violencia que atente contra la vida y dignidad de las personas”.